Ir al contenido principal

CICLOGÉNESIS GENITAL Y PERSONAL

El siguiente post es la crónica ciudadana de un comentarista que me pidió este espacio para contarnos su... noticia:

Por Martín Rencilla

Salí de Málaga
para meterme en la consulta del doctor Flamón*. Fue él quien me detectó la ciclogénesis genital. Ya decía yo, llevaba unos días con los testículos inflamados. ¡Que se te han hinchado los cojones! Bromeaba Flamón. La cuestión es averiguar desde cuándo, dónde y cómo ocurrió. Claro doctor, respondí. Y me empezó a hacer preguntas:

-¿Cuándo notaste que se te hinchaban por primera vez y cómo?
-Yo creo que fue durante la reunión en casa de mi amigo Johny el mod y Telma Youth. Me sacaron de quicio con sus monólogos literarios y sus argumentos que parecen sacados de un manual de autoayuda. Entonces me dolieron los huevos.

-¿Y desde entonces?
-Pues ahora que estoy verbalizando con usted se me ocurren más situaciones. Por ejemplo noté una explosión genital cuando escuché a Ricardo el rulo hablar de sus viajes por el mundo y de su ombligo... También cuando Soraya me habló del valor del Caos como instrumento básico para la creación... O cuando Miguel me dio una charla sobre la importancia de lo comercial sobre la creación artística...

-¡¡¡Ay!!!

- ¿Qué le pasa?

-¡Doctor que se me están hinchando...!

Después de ver el fenómeno en vivo y aliviar el síntoma con una pastilla de Dolente Forte, el doctor Flamón entendió lo que sucedía dentro de mí. Me tomaba todo muy a pecho, desde lo personal... Así que me recomendó un tratamiento específico para mi problema. Tres meses a base de dos tomas de conciencia cada doce horas en ayunas y una pastilla especial de menos... cabo.

Hoy, habiéndome librado de tomarme todo desde lo personal, vivo más tranquilo. El secreto: verbalizar y transferir en la consulta de Flamón.

Salud!

*Homenaje a Top Secret (Jim Abrahams y David Zucker, 1984), el auténtico doctor Flammond es éste.

** La imagen pertenece al post de Kurioso: Sexo y Arquitectura.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Yo creo que en esas situaciones no es que uno se lo tome como algo personal, es que es lo personal lo que le toma a uno, te agarra y no te suelta. Normal esa ciclogénesis.

Pero que siga visitando al Dr. Flamón porque ha sido un placer leerlo. Muy bueno.

(y risas, muchas risas que no se oyen)

isa
Anónimo ha dicho que…
"dos tomas de conciencia cada doce horas en ayunas"...esto es durísimo !!!...porque quien le dice que, a base de esas dos tomas de conciencia (aparentemente inofensivas), no acabe tomandose muy a pecho a si mismo???

M.
Daniel Seseña ha dicho que…
Las tomas de conciencia y el doctor Flamón, que no Flemón (estaríamos hablando entonces de otra ciclogénesis), son los auténticos pilares de la tierra, la sombra que descansa bajo el coloso, el espejo del faro...

Son dos tablas sobre las cuales se escribe la historia de los dolores genitales... que aunque suene soez, no deja de serlo, pero sobre todo es una reacción espontánea. Es la vida.

Y muy importante, me comunican que la hinchazón baja con comentarios tan atractivos e interesantes como los de isa y M. Gracias!!
Anónimo ha dicho que…
Qué bueno,buenísimo!!!!! Gracias, tu si que eres ciclogenético Dani
Eva

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.