Ir al contenido principal

ME VOY POR DONDE NO HABÍA VENIDO

Nos citamos en esta esquina de la foto, pero no apareció. Ven sin teléfono ni libreta de notas. Sin cámara ni camarógrafo. Te espero a las 19:30 y acude solo. Cuando constate que cumples mis condiciones apareceré. Pero no apareció. ¿Me delataría mi cámara oculta? Imposible. Aún así hice la foto que véis después de una hora de espera. Mi paciencia se agotó y la la cámara se me disparó... No pude resistir. "Pago más que nadie".

Mientras me iba por donde nunca había venido
, es decir, pensando en 'lo suyo' (tratando de huir de 'lo mío', que ya me agotaba por reiterativo) un tipo me dio el alto. Lo acepté y me encontré, a unos metros del punto de partida de este post, con Perdro Venezuela (40 años, ojeras, 2m de estatura, rudo, cara larga, tórax corto, dos dedos por mano y un sobre asomado desde la chaqueta). Llévatelo y cuando lo leas me cuentas.

Y por cierto, susurra: Lo que te ha delatado ha sido que no estabas solo... Mira, gírate sutilmente como si fueras a observar el ático que tienes encima
. Mi sorpresa fue mayúscula cuando me encontré a un minúsculo Casimiro siguíendome desde la distancia. Abrí el sobre, no había nasa. Lo sacudí, ansioso, y cayó un recorte de DinA4 que no calló, porque decía con cuerpo 8 de tipo "Arial Black": Sigue pensando en lo suyo. Me reí, pensé ¡Qué cabrón! Y volví... pero por donde había venido Casimiro y empecé a seguirle.

*La imagen: calle Amparo con... La Casa Encendida. Septiembre 2009

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
He de irme por donde jamás vine. Me has dado la pista, Seseña. Porque me encontré a mi alrededor a nadie que me indicara así que buscaré a Casimiro a ver si me dice por dónde llegué, porque realmente tampoco lo sé. Allá voy.
Anónimo ha dicho que…
y yo me pregunto...¿no será Casimiro ese "duende cabrón" (con todos mis respetos) que junta tuercas con ranas?
Anónimo ha dicho que…
Parece que el plantón al final dio sus frutos...enigmáticos y sugerentes, como siempre.isa

P.D: me quedo con ese gran “me dio el alto. Lo acepté”.
Juana ha dicho que…
Es que Casimiro aparece en cualquier lugar, por muy pequeño que sea, tanto el lugar como él mismo .... a lo mejor es buena idea lo de seguirle ....
copifate ha dicho que…
Ya tengo internete!. Vengo a donde solía y como a Isa, siempre sabia, me llama la atención lo de "le dió el alto y se lo aceptó".
Y propongo escribir un cuento con dar el alto, dar el alta, dar el bajo y dar la baja, a ver que sale. Estrujando el habla a veces gotea poesía.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.