PADRONES SIN PADRES

Mañana termina el plazo para que Evaristo Troquel y Jacta Tacón entreguen su dimisión en la Central Empresa Justicia. Sí, después de 20 años lo dejan, cesan y terminan lo que jamás empezaron. Una actividad de riesgo llamada matrimonio municipal. Consiste en que dos personas se casan para ejercer de padres de padrón y sacar a sus hijos ciudadanos adelante. Vamos, a potenciar a un municipio desde dentro.

Para muchos empadronados su labor ha sido fundamental; no así para los encabronados. Así es la política en Castrunteriza (aquella localidad en la que se trafica con adverbios con frecuencia). Un gran libro de familia cual empresa de justicia, donde la balanza no siempre se equilibra al gusto y necesidades de todo vástago. Pero la realidad es que nunca empezaron. Porque cometieron el error de no encontrar el punto de partida ni una coma en la que apoyarse para pensar. Es más, se terminaron gustando y eso está prohibido en su cargo.

En Casteunteriza no hay Alcalde
, sino matrimonio municipal. Y ahora se va a quedar colgado, huérfano sin Jacta ni Evaristo. Nadie se presenta al relevo. No hay vecino que se atreva a comprometerse hasta ese punto; hasta el punto de echarse a la espalda una dorada familia de desconocidos, cada uno de su padre y su madre. Pero ello están dispuestos a terminar lo no empezaron... pero desde otra geografía.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Las balanzas están hechas para medir desequilibrio, lo saben hasta en Castrenturiza: un argumento que pesa más que otro, gustarse bajo prohibicion o una historia coja sin comienzo.
Y una vez evaluado el desequilibrio...a añadir o quitar adverbios, que seguro que se han marchado a esa otra geografia con los bolsillos llenos. Se me ocurre.

isa
Anónimo ha dicho que…
Quizá sea el momento de dejar ese matrimonio municipal, y empezar a poner los puntos sobre las ies, o dedicarse a la semántica del los verbos pseudo-copulativos, que poseen unas propiedades semánticas y sintácticas muy muy especificas....

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA