Ir al contenido principal

VIGILIA INTERACTIVA

Después de estar en coma ha tenido el punto de despertar y contar lo que le pasó. Se llama, por cierto, Manuel Fletado y es vecino de red. Vamos, que no nos hemos visto nunca, pero compartimos amistad virtual. Desapareció una temporada y a unos cuantos asiduos de Facebook o Twitter nos mosqueó su ausencia. Además, ninguno le conocemos en la vida analógica, jamás se ha dejado ver; con lo cual nos ha llevado a reflexionar sobre la existencia de nosotros mismos, pero bueno, ésta es otra película.

Y ahora... no es que haya reaparecido, sigue sin dejar ver su avatar, pero por una serie de tejemanejes he logrado llegar a él a través de un familiar no real que tiene acceso a su perfil. Así que vía IP he conocido la historia de su coma. Resulta que un par de horas antes de desvanecerse había comido en un restaurante, llamado Ensueño, que ofrecía como plato estrella ese día Potaje de vigilia. Se lo pidió sin dudar, lo disfrutó pero la alergia desconocida a ciertos caldos de cultivo le llevaron hasta la UCI.

Ahora, afortunadamente, tras probar un suero especial que mitiga los efectos nocivos, ha sido trasladado a la UVI, pero no a la de siempre, sino a la Unidad de Vigilia Interactiva. Desde ahí, y por un canal restringido, estoy comunicándome con él. Es una red un poco asocial, pero por lo menos puedo informar. Me comenta, por cierto, que dentro de muy poco estará con nosotros de avatar presente.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
genial!
Anónimo ha dicho que…
Las desapariciones virtuales son mucho peores que las analógicas. Te dejan un vacío lleno de vacío, porque no sabes con qué (material)rellenar la ausencia.
Del sonido del teclado pasas al sonido de un interogante en tu mente (virtual o analógica, en este caso da igual). Y ese interrogante te columpia una y otra vez,en una idea: la locura.
Porque inevitablemente, y secundando tu reflexión, estas asusencias te llevan a plantearte tu propia existencia.
Y como bien dices, ese es otro terreno, bastante movedizo por cierto, tal vez otra historia...o la misma pero mirada desde el otro lado del prisma.

INEFABLE, Seseña.

M.
Juana ha dicho que…
Quiero ir a ese restaurante "Ensueño" estoy segura de que me gustaría.
A veces uno se comunica por canales extraños con seres que no sabes si existen, aunque les tengas bastante cariño, o tal vez he probado demasiados "sueros especiales", mi madre dice que me caí en uno cuando nací.
Anónimo ha dicho que…
Aunque no tiene la fuerza de un abrazo analógico, reconozco que a mi la comunicación vía IP no deja de sorprenderme y de regalarme pequeñas satisfacciones.
Aunque como bien dice Juana "uno se comunica por canales extraños con seres que no sabes si existen" a mi me gusta pensar que "tecleamos, luego existimos", aunque sólo sea en la ficción. isa
Anónimo ha dicho que…
Mando copia de esta entrada a todos mis corresponsales. Es una pieza modélica sobre cómo moverse por estos mundos nuevos que la fortuna nos ha permitido vivir. Algunos necesitamos perro lazarillo para andar por ellos. Los que tenemos a Daniel, tenemos un filón. No solo nos acompaña, sino que nos guía, nos descubre, nos enseña.
Anónimo ha dicho que…
Les diría a Juana e Isa, que ésto es real, o al menos es una ficción real.

"Nadie quiere ser parte de una ficción, y menos si esa ficción es real" (Paul Auster)

Esta fición es real, y lo queramos o no, formamos parte.

Fdo: admiradora de este blog y de sus comentaristas
CYBRGHOST ha dicho que…
¿Y seguro que existe? porque hay tanto perfil suelto y abandonado a su suerte por ahí que no descartaría l posibilidad de que alguno cobre vida comunicándose por las redes asociales cuando su perfil se inactiva. A lo mejor sólo es una alumno aventajado de perfiles eliminados. Es una locura... pero es Seseña :-)

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…