Ir al contenido principal

ARTE SOBRE HEMORRAGIA URBANA

"Todo era maravilloso hasta que nos inventamos que no lo era"... Es uno de los mensajes escritos a máquina sobre apósitos que trascienden por la calle a su cometido inicial... Pero que tratan de parar la hemorragia que provocan los errores cometidos. Es uno de los últimos descubrimientos de Guillermo de la Madrid. Que, sorprendente como siempre, es para mí un cronista visual imprescindible para los que disfrutamos degustando el arte urbano soterrado entre señales, semáforos y paredes.

Le entrevisté para Cámara Abierta 2.0, previo descubrimiento de la mano de otro tipo brillante (Paul M.); le dediqué un post (Links, arte urbano y vida real) y desde entonces miro, como ya apunté entonces, la calle con otra sensibilidad. No es que antes mirara al suelo o a las alturas... es que no prestaba la atención debida. O sólo tenía ojos para Freud.

Hacía unos días que no entraba por su blog y guiado por el no te pierdas las fotos de las tiritas de mi compañera de TVE, Susana Blas (que este fin de semana estará 'rodando' por el MUAU para entrevistar a muchos de los grandes del arte urbano) y crítica de Arte, entré. Y me encontré con una vuelta de tuerca a las propuestas de estos artistas iconoclastas y en permanente estado de embriaguez creativa y no menos reflexiva: La invasión de las malditas tiritas malditas. Una visita muy recomendable.

PD.: Próximamente el reportaje de Susana Blas en Cámara Abierta 2.0.

PD2.: Las fotos son de Guillermo de la Madrid. Y en su blog hay toda una auténtica colección.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Esta frase:
"Todo era maravilloso hasta que nos inventamos que no lo era"...
Ya estoy tuiteándola, ¡me encanta!
Nos inventamos cada cosa ....
Escrito en la pared ha dicho que…
Muchas gracias por tan bonita entrada, me ha encantado. Mañana estaré unas horas en la Coruña, ida y vuelta en el día, para ver lo que se pueda del MUAU, así que tendrás que leer dos crónicas, la de Susana (me apunto su web) y la mía. ;) Una brazo.

Juana, efectivamente, las frases de las tiritas son muy de Twitter, en vez de limitación de caracteres, limitación de los apenas ¿5?, ¿6? centímetros del apósito.

Buenas noches.
Daniel Seseña ha dicho que…
Gracias Juana! La verdad es que nuestro amigo y cronista de lo visual "el incríble Guillermo de la Madrid", es en sí una propia obra. Sin su ojo, la gran mayoría de estas joyas que hay "colgadas" (y gratis, que no gratuítas) por la calle, seguirían camufladas sin ser vistas... ni mucho menos, miradas.

Guillermo, gracias!
CYBRGHOST ha dicho que…
Yo colecciono fotos de graffitis y descubrí su blog por ti.Me pareció genial, yo siempre me dio por fijarme en esas cosillas por la calle y me ha resultado genial.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…