Ir al contenido principal

COMER, CAMINAR, RESOLVER

Quería encontrar el mejor camino después de una semana horrible. De siete días sin saber por dónde tirar, sin saber qué hacer con su puta vida (cito textualmente) ni qué platos nuevos preparar a sus clientes; sin querer querer; sin vencer a lo vencido. Así, en este estado se plantó Dionisia Lanzado (la genial cocinera de Castrunteriza) ante la ventanilla del repartidor de consejos y comprador de oro, Rodrigo Espera.

Nada más verla, Espera supo quién tenía las respuestas a las preguntas que nunca hacía Dionisia. Debes hablar con Elena Yaji. Una persona que confundió estudiar psicología con acudir a un psicólogo; lo que realmente necesitaba. Había perdido el norte y cuando lo encontró decidió estudiar Caminos. Hoy es la mejor ingeniera del mundo. Resolvió.

...Y es la única persona que puede ayudarte a encontrar tu propio atajo
. Añadió, Espera. Dionisia asentía y enmudecía, pero sabía que tenía razón. Y la sorpresa fue que al girarse para ir en su busca se la encontró de frente. Yaji venía en busca de un consejo para recuperar algo, que sin saber qué ni cómo había perdido.

Ambas se miraron y conectaron, mientras Espera sonreía satisfeccho. ¿Por qué? Porque Yaji disponía del camino perfecto para Lanzado, y Lanzado sabía que lo que había perdido Yaji era el apetito. Y de la 'consulta' del comprador de oro salieron nuevos caminos y mejores cocinas.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Esperemos que con el afán que tienen últimamente ingenieros-arquitectos y cocineros no deconstruyan la simbiosis.
Eva Magallanes ha dicho que…
Espera es el medium que conecta favorablemente a dos almas que encuentran en la otra solución a sus conflictos. Iré a verlo a la brevedad y espero que conmigo sea tan asertivo y acertado.
Dejo saludos desde el confín austral!
Juana ha dicho que…
La Vida te pone delante lo que necesitas, aunque no siempre nos guste lo que vemos.
No te preocupes CYBRGHOST, la ingeniería y la cocina se llevan bien, a casi todos los ingenieros que conozco les encanta la buena cocina, pensándolo bien no se si eso es bueno jajajaja para el colesterol quiero decir jajajaja
CYBRGHOST ha dicho que…
Juana, pero a ambos les está dando peligrosamente por desestructurarlo todo, juntando a ambos... uff que puede salir (lo mejor o lo peor)
Daniel Seseña ha dicho que…
Cyber, la simbiosis de la que hablas no la tumba ni el mejor de los ingenieros en cocinillas.

Juana, me das una idéa buenísima para contextualizar el colesterol...

Eva, bienvenida y un saludo desde el Madrid más sacro del año.
Anónimo ha dicho que…
Tu imaginación sorprende tanto como los giros que dan los personajes de tus crónicas. Es, insisto, sorprendente.

Un saludo sacro, pero ligero de equipaje católico.
copifate ha dicho que…
Los cuentos de Dani dejan siempre un resquicio por el que se cuela el fresco del barrio y te quita el Norte pero resulta que Espera y Lanzado están revolucionando las orientaciones y el Norte ya no vale nada, al menos para mi geranio. Han puesto a la venta tres nuevas, "ahivaelebro", "profundo" y otra que no me acuerdo ahora porque estoy algo desorientado, ah! si "orientepúblico"
Un placer.
Tapón

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …