DE PADRE A HIJO: TÍO, NO ME VALES

Situación registrada esta mañana a eso de las 11 horas.

-Es que no sé por qué me hablas, tío
-¿Por qué no vas más despacio, tío?
-Que no me sigas, tío. Paso de ti
-¿De qué vas?
-No, de qué vas tú.

Después de este diálogo, el que he podido presenciar en un margen de visión de unos 5 metros -con giro de cabeza incluido-, el hijo retrasó el paso para situarse junto a su madre; y el padre, siguió andando sin nada que decir.

El pequeño venía de jugar su partido de baloncesto (uniforme naranja con patrocinio de ABC) y parecía no querer ser colega de su padre durante esos metros. El padre, interpreto, se quedó muy confundido y sin saber cómo reaccionar. La madre, pasaba de todo iba mirando escaparates. Y ahí terminó mi capacidad de escucha y mi cuello puso límite al giro de cabeza. Se perdieron por la calle López de Hoyos.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Es que hay gente que no se comunica bien ....
Lo que pasa es que me quedo con la intriga de saber como seguía ¡jo!
Daniel Seseña ha dicho que…
Yo creo que el padre está ahora mismo preguntándose la pregunta que no es. Y el hijo, respondiendo
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que es una conversación cifrada entre un tesorero y su hijo potencialmente corrupto.

Fdo.: Paquito Gürtel desde la trena
Daniel Seseña ha dicho que…
Ese sería, Paquito, sin duda un gran documento.
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que ahora el padre no sabe a qué atenerse, y el hijo tiene mucho a qué agarrarse para pasar del padre.
Mucho pasado entre los dos, demasiada cercanía en su distancia.
M.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón