Ir al contenido principal

EL NOMBRE DEL FRAGMENTO

Le aseguró que le partiría las piernas y después mataría a su familia. Pero el amenazado no supo convencerle de que se estaba equivocando de persona. Hoy leo en diferentes medios que ha sido hallada una idea fragmentada de un tipo sin nombre pero conocido por todos. Estaba desparramada por el suelo de la calle Cedaceros, Madrid. Matices llenos de sangre por un lado y verbos sin haber sido verbalizados por otro.

Me cuentan, off the record, que Isidoro Flamingo pasó delante de la escena del crimen. No tardó ni un segundo en darse cuenta que aquella idea fragmentada pertenecía a su mente. De hecho, era la que había olvidado el día anterior en el WC del Comercial. Recuperó parte, pero los matices y los verbos sin verbalizar quedarían para siempre sobre la acera. Su familia estaba en peligro y su vida pendía de un hilo. El matón ya sabía que se había equivocado de persona, así que ahora no fallaría.

Isidoro, sabedor de que un justo había pagado por sus nocivas ideas, corrió a su despacho a buscarse a sí mismo. Se guardaba en una taquilla custodiada por una clave secreta que sólo él conocía. Se encontró parcialmente, lo suficiente para escapar unos días y quedar a salvo, junto a su mujer y su hija. Pero ya era tarde, cuando llegó a su casa, ellas no estaban y en su lugar halló un rastro de frases sin sentido desparramadas por los suelos de mármol.

En los mismos medios leo la noticia. Pero ninguno relaciona los dos sucesos. La fragmentación continúa...

En resumen: Es la historia, de un tipo (Isidoro) que inventa un fragmentador de ideas y se le va de las manos. Un mecenas justiciero, que lo sabe, contrata a un matón para acabar con el invento por la vía rápida, pero empieza a fragmentarse, como consecuencia se equivoca de persona y mata su idea... El final, ya lo sabéis. Pero ¿y si el final también está fragmentado?

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No sé si esta fragmentada o no, pero que gran idea la de este post lleno de partes de tantas cosas: buscarse a si mismo y encontrarse en una taquilla parcialmente o esos geniales matices desparramados de los cuales yo he pillado alguno, no creas que se quedan para siempre tirados en una acera. Isa

P.D. y además hoy con contraportada!
Anónimo ha dicho que…
Ahora y gracias a este post, entiendo menos la cita de Louis Pasteur que dice
"Desgraciados los hombres que tienen todas las ideas claras."

¿lo dirá porque las ideas claras no se pueden fragmentar o lo dirá porque precisamente son las que mejor se fragmentan?

A las buenas o a las malas mi comentario ha empezado a fragmentarse...salgo corriendo que viene el sicario con una de sus frases lapidarias!
M.
Juana ha dicho que…
Me he acordado de algunas fórmulas matemáticas, que como hay cantidades demasiado pequeñitas, no merece la pena tenerlas en cuenta y, las "despreciamos", por tanto, se quedan "fragmentadas" para toda la eternidad .... a lo mejor eso es la libertad.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …