Ir al contenido principal

MI MALA LECHE Y YO ¿Y AHORA QUÉ?

Dice que cuando se enfada se convierte en un lobo para el hombre, pero en realidad su mala leche le convierte en un palomo cojo. En un arrastrado, sin capacidad para reptar por los suelos. Él lo sabe; es consciente de su mal humor, pero lo achaca a un mal interior aunque ajeno: su yo infantil con vida propia. Y con este problema ha acudido al cirujano Jacinto, experto en extirpar yoes infantiles del organismo.

Desgraciada o afortunadamente (según se mire) en la misma consulta el doctor Jacinto le dice que lo suyo no es erradicable. La razón es que su yo infantil está demasiado adherido al músculo del yo adulto. Lo que significa que de intervenir, tendría que llevarse mucho tejido adulto. El resultado sería convertirle en una persona con los problemas de siempre pero sin solución. En otras palabras, seguiría con la mala hostia, pero sin la posibilidad de aliviarla con nada.

Solución: un tratamiento salino que consiste en asumir que por ser adulto uno no está libre de ser un retorcido, un caprichoso, un mezquino, un hijoputa, un vividor, un gualtrapa, un malpensao', un niñato, un iluso, un incauto, un insensato... Un tratamiento que ayuda a potenciar el analgésico propio de autosuficiencia y así aprender a administrarlo cuando, como adulto, el paciente estime oportuno.

PD.: ¿Y quién es él, el paciente? Se llama Martín Errata, tiene 47 años y ya es administrador consciente de su propia mala leche. Pero le ha costado. Tanto como saberse niñato en distintos momentos del día y de la vida.

PD2.: La imagen la encontré buscando por "Agrio", que no amargo, y no hay mejor forma, de momento, de ilustrar ese fenómeno humano llamado forzosa autosuficiencia... Y añado, "dualidad cogida con imperdibles". Y casualmente viene de un post titulado: Mirando... mirándome... interiormente.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Genial como siempre Seseña. No me vendría mal que me pasaras los datos de ese cirujano jacinto a ver si puede hacer algo con mi mala leche y con el resto de mis traumas infantiles pagados a mi vida adulta.
Daniel Seseña ha dicho que…
Cyber, cirujano Jacinto opera sabiendo que su mala hostia es intratable. No hay peor humor, que no tumor, que el rumor de que ese yo infantil es operable. Lo dice el propio Jacinto a los internos... Cada vez que interviene.
Anónimo ha dicho que…
Este post es como la vida misma, lleno de yoes infantiles incurables pero asumibles cada 12 horas durante 3 meses.Ah! se me olvidaba "en ayunas".
Un saludo Seseña
M.
Juana ha dicho que…
Hay un potente medicamento que se llama "autoaceptación" que si se toma con otro "responsabilidad" crece hasta el yo infantil más resistente. Eso sí, es un tratamiento a largo plazo, en realidad para toda la Vida o más .... requiere de océanos de paciencia y dosis masivas de sentido del humor.
Anónimo ha dicho que…
Me gustan estas visitas al médico. Quizás hiperdesarrollando el músculo adulto se pueda conseguir dejar al infantil atrofiado y pequeñito, sin fuerza ya para latir con vida propia. Y lo mejor, de forma reversible por si un día. isa

P.D: ese 'por si un dia' se me ha ido de las manos y habia escrito casi un post, jaja. Lo dejo ahi y punto.
Daniel Seseña ha dicho que…
Este post está inspirado en una conversación de Metro entre dos amigos. Uno le decía al otro que estaba harto, no ya de sus enemigos (hablaba de fútbol), sino de sí mismo. Que por mucho que trataba de aceptar sus neuras infantiles sólo pensaba en cómo eliminarlas... aunque fuera por la orina. Entonces, el amigo le preguntó ¿Es que crees que ser adulto implica no ser caprichoso y tirano? Dónde está escrito? El otro se queda en silencio... Terminó ahí mi trayecto y comenzó el post.

Gracias M, Juana e Isa. Vuestros comentarios ayudan a seguir 'operando'. Un beso!
copifate ha dicho que…
En realidad se llama Martín Herrata pero él no lo sabe...
Por mi parte, que voy camino de los 70, aspiro a que la experiencia me ayude a ser el niño que no me dejaron ser...
Daniel Seseña ha dicho que…
Bien dicho, Copifate. Ésa es una vuelta de tuerca que seguramente retorcería el bisturí del cirujano Jacinto.
Rubén ha dicho que…
Me parece un post muy inteligente. Pero sobre todo difícil. Yo me quedé a cuadros cuando asumí que el adulto y su madurez no está exento de mala baba y todo lo que apuntas. No fue fácil, pero lo logré. Ahora no me entran sudores fríos cuando sé que caigo mal a alguien.

Rubén
Anónimo ha dicho que…
Bravo! Me voy de cabeza a Jacinto Tenazas.
Anónimo ha dicho que…
Hola Dani:

Me siento identificada. Este fin de semana comí con mi padre y tuve un arranque de mala leche. Luego me fui a la piscina a nadar para ver si se me pasaba. Se me pasó. Pero es que yo no dejo de sorprenderme a mi misma con todas mis contradicciones. Enhorabuena por el post que me ha gustado mucho. Besos.
Nuria Verde
Daniel Seseña ha dicho que…
Gracias, Nuria. El tema de las contradicciones propias da para mucho. Aquí está este post como pequeño ejemplo. Y quien esté a salvo de ellas, de las contradicciones, que tire la primera piedra. Son el mejor/peor pero inevitable animal de compañía.

besos

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …