Ir al contenido principal

DE MESURADOS AL RÍO

Después de 10 años de cautela y dos días de mesurada espera, Benan Casual ha empezado a beber alcohol de quemar, a fumar tubos de escape, a tirar globos de aceite de hígado de bacalao por el balcón, a tontear con las paredes, a raspar las cáscaras de plánanos sin ningún fin entre manos, a usar el dedo corazón como excusa racional, a merendar por las noches y cenar a primera hora de la mañana, a conjugar sedimentos y lo peor... a confundir la o con el 0.

Antes del porqué, los antecedentes: Fueron 10 años trabajados. No falló ni un día. La cautela y Benan eran uno en carne. Y no se trataba de una promesa ni mucho menos de una apuesta; una decisión que tomó con una edad sin estar de acuerdo con ella. A los 5 años transcurridos estuvo cerca de renunciar y sacrificar parte de la mesura, sólo parte, pero reaccionó a tiempo y completó los 5 años restantes más dos días de propina.

Una charla con su madrina Sonora Enclave influyó determinantemente en su decisión. ¿Cómo? Vació su contenido adolescente, para convertirle en un niño en perenne estado de militancia infantil. Le hizo un 'colacaíto' con esencia de pez payaso (cuyo efecto consiste en 10 años de entretenimiento para el tutor/a).

Pero ahora ha despertado paralelamente a la muerte Sonora. El golpe, sin transición, ha sido duro... y a las acciones planteadas al inicio de esta entrada, se unen dos más: llevarse la contraria mientras bebe al revés para erradicar hipos y espasmos varios; y pintar la mona entre los bolardos de la ciudad. ¿Diagnóstico? Difícil. Es posible que lo mejor sea volver al espejo.

Comentarios

Juana ha dicho que…
No hay más remedio .... hay que volver al dichoso espejo y darse la vuelta como un calcetín.
Se puede empezar por quemar el alcohol de beber, desayunar con ánimo y cenar poco .... en realidad es solo una idea ....
hay que volver a mirar los rincones de este infinito mundo intentando viajar sin perderse.
Daniel Seseña ha dicho que…
jaja. Volvamos al espejo, que la cautela nos impide reflejarnos como deberíamos.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…