Ir al contenido principal

DEPONIENDO BAJO LA EXCUSA

Recibe dos collejas, una bofetada, le han despedido del trabajo sin motivo aparente, su ordenador lleva todo el día colgado, su novia le ha dejado por nadie (quiere estar sola), su mejor amigo se ha operado del pecho, su vista se nubla, el pan de molde tenía moho, su médico no le recibe, Chanquete ha muerto, se ha dejado las llaves dentro de casa y sólo tiene un juego, sufre un apretón...

...El periódico está en blanco a partir de la segunda página y no se lo cambian en el kiosoko, dicen que estaba bien cuando lo compró y que si no le gusta que reclame; el peluquero no le da cita; su tío Jovellanos no quiere ni verle; sus amigos no le cogen el teléfono; Manuela Bernarda, la gestora de momentos desesperados está ocupada; la bolera está cerrada; las manos le pesan; no hay nadie en la farmacia...

...En el barrio ni le miran ni le contestan; está solo; ha empezado a sufrir temblores; los pies le pesan y el apretón ha vuelto a llamar a las puertas; los servicios públicos están cerrados para él, lo dicen los carteles y los candados que reaccionan automáticamente a su paso; en los bares ya no le permiten pasar, ni siquiera consumiendo; no hay un parque público cerca.

Decide dar un paso en firme. Probablemente el único que le queda. Entra en casa de la portera, su última Esperanza. Ya no puede más. La puerta del baño está cerrada. Se lo hace encima. Pero no es su mierda lo que le impregna, sino un cúmulo de excusas recurrentes que llenan los 50 metros cuadrados de Esperanza, la portera. Ahora caigo, exclama. Sonríe y decide -ya exonerado el vientre- echar el resto, pero ya sin excusas.

Comentarios

isa ha dicho que…
la verdad es que cuesta comentar sin repetirse: qué grande este catálogo de excusas, desde el moho del pan hasta el periódico en blanco. A este post se le añaden unos acordes, cierta voz ronca y sale una canción maravillosa. Pero a falta de música yo me quedo con la letra.
Juana ha dicho que…
Cuando ya no puede más, se libera de las excusas en casa de la portera, bueno .... lo único que me ha dejado preocupada es que la portera sea Dña.Esperanza .... jajajajaja
Anónimo ha dicho que…
He aquí una asombrosa descripción del hombre de nuestros días. ¿Estamos todos en el "ahora caigo"?
CYBRGHOST ha dicho que…
Con tanta mala suerte yo me habría pegado un tiro, pero a él se le habría encasquillado el arma, asi que tuvo que echarle huevos y tirar "pa'lante"
ESGARRACOLCHAS ha dicho que…
Y caigó, vaya si caigó
Silvia MV. ha dicho que…
Tremendo este Daniel.

;)
Anónimo ha dicho que…
Qué verdad tan grande!!!!
Buenísimo
Eva
La Zapateta ha dicho que…
Más que una excusa parece una Esclusa. 50 metros cuadrados de "no me cuentes milongas", y la propina.
Qué bueno!!!!

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.