Ir al contenido principal

DESPISTADOS

Le entraron ganas de vomitar, así que se puso a escribir. Ese día llegó tarde a la redacción del periódico. Nunca lo hace. Tenía tanto acumulado en el estómago -y alrededores- que se pasó al menos una hora abrazado a su mejor amiga, la taza del váter vintage. Lo soltó todo, se deshizo de lo imprescindible y no se guardó más que lo prescindible; para una mejor combustión. Teclear en ese estado catártico le reconciliaba con su novela anclada en el perenne capítulo 1.

Después salió a la frutería a comprarse un par de ideas que le faltaban para terminar lo empezado. Se llevó dos manzanas sin trabas. Al regresar, con la arcada aún en mente, tiró de campanilla y siguió escribiendo. Terminó el primer capítulo, por fin. Lo tenía parado desde su última deposición de alta lectura: una salida de tono que terminó en un planteamiento engañoso. El arranque de una novela condenado a no llegar a ser más que eso, un miserable arranque.

Después al terminar el episodio número 2, e incluso el 3, retomó el arranque para darle una segunda oportunidad. Y finalmente, lo que parecía no ser más que un amago se convirtió en la idea que llevó al final. Puso fin y se tomó una tila. Y como es propio de una mente como la suya, insatisfecho perenne y eterno procaz, se fue deshaciendo hoja por hoja de cada uno de los pasos que le habían llevado hasta la estructura final. Ahora, despierto, sabe de sobra que sólo es una idea; él es una idea remota en el recuerdo olvidado de un escritor que ni siquiera sabe que lo es.

Continúa en DESPISTADOS II

Comentarios

Juana ha dicho que…
"él es una idea remota en el recuerdo olvidado de un escritor que ni siquiera sabe que lo es"
Esto merece ser tuiteado.

En realidad creo que escribir, a veces, debe ser como un embarazo y un parto, otras como un cólico nefrítico,
otras como una gastroenteritis .... ¡ostras! ¡que Vida la del escritor! no lo había pensado hasta que te leí.
isa ha dicho que…
Estoy con Juana, es una maravilla de final. Mi comentario iba por otros derroteros hasta que he llegado a esa frase.

Vomitar, dejar emerger o filtrar desde algún lugar remoto. Luego cada uno le da un significado y voilà, algo se mueve.
Daniel Seseña ha dicho que…
Sé que no re-comento mucho últimamente. Y tengo uno pendiente "A Golpe de Tic" para isa. Pero es que ante vuestros comentarios, poco puedo añadir más que "gracias"; del contenido ya tomo buena nota.

Juana, Twitter está lleno de ideas zombies que vagan y se pierden entre los miles de caracteres que pululan por ahí a diario. Es un mundo salvaje!

Isa, en efecto algo se mueve... pero se mueve tan rápido "el cabrón" que resulta difícil observarlo.

Salud!
Reyes ha dicho que…
Hay quien hace del proceso creativo, introspectivo y seminconsciente de la escritura toda una cadena (no de vater), que le impide hasta escribir. Hay quien hace del vómito "toda una obra", porque lo deja fluir sin preocuparse mucho del "cómo sale".
No sé dónde está la paz (a parte de en Bolivia). Creo que está en la constancia. En ese ejercicio diario de observación, asociación, e imaginación "rutinario" con el que nos obsequia habitualmente este blog.
Daniel Seseña ha dicho que…
Querido Reyes, dando por hecho que no eres el mismo Reyes que ayer me amargó la noche, como atlético que soy, te doy las gracias también por tan generoso comentario. Faltaron Reyes en el partido.

En Bolivia, además de la Paz, tienen a Evo Morales... Y sé de buena tinta, que es aficionado a tirar de la cadena (del váter) mientras invoca a su prima hermana Eva Éticas. Después exploran sendos subconscientes para vomitar y parir grandes ideas poéticas: como la de crear una historia en la que un malvado les FAEStidia el buen gobierno. Cosas!
BLANCO ha dicho que…
Hay que escribir lo más dormido que se pueda.
Parodiando a Borges:
Somos escritores escritos por otros.

Abrazo, Estimado.
Daniel Seseña ha dicho que…
Qué pena que ese tal Borges no jugara anoche en el Atleti... Habría convertido el partido en un Aleph.

Abrazo, Blanco!
BLANCO ha dicho que…
¡Aleeephti... Aleeephti... Aleeephtico de Madrí!
CYBRGHOST ha dicho que…
Dani: recien levantado de turno de noche me falta ingenio para comentar algo sagaz, pero te quedó un post de esos de obra maestra.
Respecto al Atleti, es que leyeron eso de bebe con moderación, y como les falta costumbre y este año ya llevaban una copa..
Daniel Seseña ha dicho que…
La obra maestra es la tuya, Cybr: seguir entrando aquí e incluso recién levantado.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…