Ir al contenido principal

CRÓNICA: FANTASMAS Y ANSIOLÍTICOS

Fuentes oficiales informan de que es un fantasma más y está encerrado, voluntariamente, en el calabozo de Zurriagazo (localidad hermanada con Zurriagaza). Se llama Hernán Opaco y se ha pasado la noche contestando a las preguntas de la Policía Municipal, de los psicólogos y algún podólogo (expertos en -valga la metáfora- pies sobre tierra).

En Zurriagazo
, al contrario de lo que pasa en el resto del planeta, consideran fantasmas, espíritus y almas perdidas a todo aquel ente, o aquello otro, extraño que se sale de los esquemas de lo común. Es oficial y conviven con estas presencias con toda naturalidad. Hernán Opaco ha sido interrogado por comprar dos cajas de Lexatín de más, sin previo aviso y en mitad de la noche; habiendo acudido a la farmacia vestido con el camisón que heredó de su abuelo Ricardo.

No soy un fantasma. Me llamo Hernán Opaco y estoy de paso en casa de mi hermana, Feria Opaco. Feria Opaco murió el año pasado. Por eso estoy aquí, para terminar de recoger sus cosas. No me conteste, fantasmilla. El policía, Francisco Recto, pierde los papeles y no sabe cómo resolver el problema. ¿Qué problema? Le pregunta el podólogo. Que últimamente anda muy alborotada la comunidad fantasma. Y no será que ves demasiados sin que lo sean. ¡Váyase, piérdase de mi vista!

El agente Recto se va a su casa, pensando incluso en que él es el único humano vivo de Zurriagazo. Su teoría cobra peso y rezuma ectoplasma subjetivo; y al abrir la puerta de su domicilio empieza a sufrir dificultades respiratorias. Baja corriendo a la farmacia a por Orfidal; vestido de calle y con las zapatillas de estar por casa. ¡Alto! El nuevo becario policía municipal (con Mike Hammer tatuado en su piel),que no ve tres en un burro se abalanza sobre él, le esposa y se lo lleva detenido a Zurriagaza (localidad hermanada con Zurriagazo).

Fuentes oficiales informan de que Francisco Recto, más conocido como el fantasma del 8, ha sido arrestado.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Mejor no paso por ese pueblo, porque lo único que me quedó claro es que si te sales de la norma eres un fantasma, y yo que lo asumo hasta en a firma de allí no salgo.
isa ha dicho que…
Yo una vez me choqué con un fantasma, no sé si puesto de orfidal (el fantasma, yo no). Grité. Gritó. Así que nos quedamos un rato mirándonos con dedos acusadores.

Nunca nos hemos puesto de acuerdo en quién era qué en aquel momento, pero ahora ya sin acusaciones fantasmales hablamos y nos queremos mucho.

Gran crónica opaca esta de hoy.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.