Ir al contenido principal

LO QUE NO DICE EL CENTOLLO
...Sólo el reponedor lo sabe y no es Pocoyo

Una de las cosas que más me gusta descubrir en el súper son los productos abandonados, o los 'fuera de lugar'. Por ejemplo, esas peras que se quedan en caja porque se pasan del presupuesto del cliente y son abandonadas a última hora. O esos briks de leche que aparecen entre los best sellers. Es un fenómeno único, surrealista y que llega a componer (casi) de manera espontánea unos cuadros susceptibles de ser expuestos en las mejores galerías. Lo reconozco, es uno de lo incentivos para pasar, por ejemplo, la tarde del viernes entre alimentos empaquetados y menaje del hogar.

La primera vez que me acerqué a este fenómeno fue un viernes de febrero de 2009. Estaba buscando kiwis, después de haber recolectado los espárragos trigueros y las aceitunas negras con hueso. Tomé una atajo por jardinería, pasé por ibéricos, llegué a juguetes y allí ocurrió; allí tuve la visión. Ni más ni menos que un centollo abandonado, denostado, a punto de perder la frescura del hielo sobre un kit de Pocoyo. ¿Alguien ha visto algo semejante? Sí, hay medias sueltas sobre botellas de aceite, cajas de condones entre galletas de fibra o ahora -que se acerca el mundial- camisetas de la selección escondidas entre albóndigas de bote...

No me lo quito el centollo de la cabeza
(y no es una metáfora) y he incorporado a mi vida la costumbre de observar todo aquello que rompe el trabajo de los reponedores. Nunca he hecho una foto, me corto ante la posibilidad de ser pillado por las cámaras de seguridad retratando unos pañales en la sección de quesos y ser arrestado por... raro. Y aunque aún no lo hecho, lo haré en breve. No me refiero a la foto, sino a retratar a uno de los responsables de sacar de contexto al centollo y demás enseres. Es carne de periodismo ficción. ¿Cómo será alguien que hace eso? ¿Qué vida llevará? ¿Qué tipo de tele verá? ¿Cómo navegará por la red? ¿Tendrá un blog donde coleccione sus obras efímeras de súper? Estaré al tanto.

Comentarios

Mercè Estruç ha dicho que…
yo también he observado estas imagenes y también me he preguntado "quien" y "motivado pq" lo hace.
tiempo atrás pille a una familia, con un niño de 6, 7 o 8 años. el niño comia galletitats mientras hacia el recorrido con los papis.
cuando ya no quedaban galletitas en la bolsa, la mama le dice con tono casi de compromiso: no tires la bolsa en el suleo. el niño en un plis-plas la pone en la estanteria que tenia a mano, compresas y tampones.
;)
me has dado una buena idea, mañana sabado con mi camara intentaré robar imagenes de "centollos" descolocados.
Besos
CYBRGHOST ha dicho que…
Si tiene blog déjanos el enlace. Pero lo de Pocoyo creo que es que necesita más amigos que Pato y esa elefanta rosa le dan poca conversación y el tío tiene ganas de fiesta. Colegas como el centollo, que se va de fiesta hasta que se queda seco.
Juana ha dicho que…
La verdad es que siempre me sorprenden esas "visiones" solo que como soy "gruñona" pienso "la gente es un desastre, que descuidados" y emito algunos sonidos guturales tipo "troll" igualitos al enanito de Blancanieves jeje
Mercè Estruç ha dicho que…
Compañeros de post:
Esta mañana me he paseado por dos Super's. Vi estanterías con objetos casi, casi, casi de la última página del periódico sección: encuentra el error de cada estantería.
Nada comparado con el centollo en la cabeza de la señora.
Los fotografié con mi móvil, no me atreví a entrar con la cámara, y, mira por donde, mi móvil me esta haciendo la jugarreta de no dejar pasar sus fotos al ordenador 
Os describo lo que vi:
Plátanos en el fondo de la estantería de “Evax” (coñeee será intencionadamente? )
Caja pequeña vacía de “Magic muñeca” con las fregonas ( la niña se pone a jugar mientras la mamá intenta coger valor y comprar el mocho que no desea)
Botella de cava llena entre las macetas (el papá ya iba de fiesta cuando la mamá aún no había “creado” el jardín)
Botella de “Granini” ente los vasos y platos de papel infantiles (mamá pensó que era mejor tener buena fiesta con la niña que tomar el jugoso néctar de tomate de la botella)
Estas explicaciones están basadas en la realidad de lo que vieron mis ojos y lo que mi corazón transmite en esta sociedad machista que se mueve en mi entorno.

Señor CYBRGHOST, aunque no haya puesto fotos, por si usted desea pasear por mis blogs, aquí tiene las reseñas www.faigclic.blogspot.com
www.pandoravo.blogspot.com
besos de finde con luna nueva
Daniel Seseña ha dicho que…
Curiosamente ayer, como cada viernes, pensando en vuestros comentarios miré con más atención. ¿El resultado? Un post it pegado a un ambientador (tipo "océano", que no es un señor gracioso con nombre de mar, sino el aparatito anclado al 'ventilador' del coche). En éste una frase: "Sé valiente y déjame fuera".

Aún no me he repuesto... y eso que he intentado recolocarme. Pero no hay reponedor que me deje donde estaba antes de entrar en aquella sección.
Mercè Estruç ha dicho que…
no hay reponedor que reponga lo que cada uno, por accidente o no, se quede anclado en la immensidad de cm2 de "supers-Hipers-y-otras-superficies"
CYBRGHOST ha dicho que…
Mercé Estruc: Gracias por las referencias y les he echado un vistazo. Rápido, buenas fotos aunque con algunos post tengo ciertas dificultades porque no parlo ni una miqueta de catalá.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…