Ir al contenido principal

PENA POR GILIPOLLEZ

Pero por qué no te callas. Porque necesito decir. Decir qué, si no dices más que gilipolleces. Bueno, pero eso es cosa mía. Cosa tuya... y mía, porque yo te sigo y todo lo que dices, se publica en mi muro. Pues sácame de tu muro. No puedo, eres mi amigo. Pues entonces te aguantas. En serio, por qué no te callas un poco. Porque cuanto más hablo, más visitas me entran. ¿Cómo lo sabes? Por mis estadísticas a tiempo real y de última generación...

Explícame eso. Son estadísticas inteligentes, sustentadas en un motor que busca perfiles y los encuentra en la gente que entra en mi muro. ¿Y eso lo hace una máquina? Ya ves. ¿Cuánto te cuesta? Nada, porque otra máquina por la que sí pago la manipuló para mí. ¿Y no será que tus seguidores también son máquinas manipuladas por otras máquinas dispuestas a retroalimentarse con las gilipolleces que escribes? Tú flipas. Puede, mejor me callo. Sí... La verdad, creo que te voy a sacar de mi muro. ¿Por qué no te callas?


Esa fue la conversación que una máquina registró y que sirvió de prueba definitiva en el juicio oral contra Jandri Pelado por manipular máquinas. Le han condenado a tres meses sin internet y un año de balbuceo; si se le ocurre pronunciar y/o escribir una sóla palabra, o construír un gesto en su defecto, entonces pasará a palabras mayores. ¡Ay, que pena más grande! Clama su máquina, ahora huérfana de usuario.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Lo malo es la cantidad de gente soltando gilipolleces sin manipular máquinas aunque muchos sin personas que se quedan sin pena.
Juana ha dicho que…
Es la historia más triste que jamás escuché .... aunque a una amiga mia le recomendé que mandase a la porra (como las de la foto) a una parte de ella misma y que le dejase de hablar, nunca me hizo caso ....

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.