TIRO AL MIEDO... A MATAR

Sin intencionalidad, no hay indulto. Se lo escuchaba a su padre desde crío y así se lo hizo saber al policía que le interrogó durante dos horas. Dos horas rogando que no le dejaran salir de la comisaría. Clamando por un encierro en calabozo perenne e inmediato. Confesando crímenes que nunca había cometido. Ofreciéndose como hombre bala para cargar contra cualquier caso no cerrado. Por ejemplo, el de Furciano Sobrinillo 'El rompe huesos invertabrado' (despiadado asesino anónimo de tunos y mimos).

El policía, desesperado, le dejó en libertad sobre fianza. Vamos, que le terminó pagando para que se fuera. Pero el de Raimundo Ajado, es un caso más de alguien desesperado por retrasarse voluntariamente. Hay cientos. Y desde que los chuzos no son de punta sino que mojan sin más, se han multiplicado por 1000. Son personas que padecen un miedo terrible, exagerado, a abrir una factura, a facturar una maleta, a doblarse la ropa, a salir de viaje, a responder preguntas propias, a no responderlas, a ver perder a su equipo, a hacer gárgaras con azafrán, a follar y beber, a beber y a follar, a temer...

Y por supuesto a ser idénticos. Por eso Ajado, consciente de la expansión del mal del regreso, quiso desmarcarse, incluso pasando por encima del temido verbo despuntar. Sacó una pistola de juguete, la cargó -por encargo al diablo- y se guardó una bala en la recámara de su propia inseguridad. Esperó a la salida de una puerta por la que siempre pasan tunos o mimos en su defecto. Y cuando uno de ellos, mimo en este caso, trascendió de un lado al otro... Raimundo tiró a matar. Pero se disparó a sí mismo por error. Un fallo genético en la retina de su ojo derecho convirtió el punto de mira en espejo.

Murió al instante y sin indulto, porque la intencionalidad fue adulterada. Una pena.

Comentarios

isa ha dicho que…
Hoy me cuesta encontrar la postura para comentar. Hay tal cantidad de juegos del lenguaje y tantos significados que cuando creo que ya, me muevo y aparece algo más.

Seguiré removiendo este post un rato más. Perdonen que no me levante.
Juana ha dicho que…
Me recuerda a Matrix, a partir de cierta edad no se les puede "despertar", ni abrirles la jaula, no saben vivir y su incosciente los mata .... es triste.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón