Ir al contenido principal

PERLAS ENSANGRENTADAS... DE CASPA

Rojos de mierda, de qué os alegráis, la roja no es la vuestra. Qué hacéis aquí, iros a tomar por culo. Con la panda de maricones que hay por Madrid hoy y tenéis que venir aquí a ver un partido de hombres. Qué digo, rojos, ¡Rojas! Putas mariconas. Largaos ya, que no se os ha perdido nada en este sitio. Esto es una familia - ¿Sabéis qué es eso? - y en una familia sobráis. Lo vuestro no es familia. Es lo que tiene ser hijos de rameras y de otros maricones.

Con estas perlas, poéticas palabras, recibía un joven de cincuenta y pico, a tres chicos y una chica que quisieron alternar una fiesta (la de orgullo gay) con la otra, la de la victoria de España ante Paraguay. Este hombre con caspa, que olía a sudor y a puro barato, vestía de cuadros en comandita con los colores nacionales y una cadena de oro terminada en Cristo redentor. Y toda su tensión quedaba concentrada en un puño ocupado por el naipe (que no estampita) de la Macarena.

Los chicos venían envueltos en banderas arcoiris, rojigualdas y republicanas. Parecían venir con Lucy y sus diamantes... Estaban felices, emocionados por el juego de "la roja" y porque en el pueblo donde viven (Villa Rolón Nontranspira) no se les permite respirar por sus calles. Sólo pueden ser homosexuales una semana al año. Y fuera de la localidad.

Y cuando llegan a la explanada del Bernabéu se encuentran con la cálida bienvenida de este personaje. Lo que llama la atención es que con tanto jolgorio, colorido, músculos y camisetas caladas, lograra distinguir la homosexualidad de estos chicos. Se me ocurren algunas explicaciones, pero como yo soy un mero observador de las cosas que no pasan, me las ahorraré por obvias.

Finalmente
, con el pito del árbitro, el entusiasmo colectivo envolvió a todos en el mismo equipo. Los chicos, siguieron festejando y el personaje redentor se perdió en su propio vómito monocorde. El miércoles, más.

*La imagen viene del blog: josenegrete.com
------------

Comentarios

grp ha dicho que…
Poéticas palabras, es cierto. Pero me sobrepongo para mostrar mi admiración por ese "observador de las cosas que no pasan". Ole.
Ah, y lo de las 'reacciones' que aparece al final del post... se queda corto. Yo añadiría unas cuantas más. Para empezar un jajaja que casi siempre se cuela (por lo menos en mi pc)al leerte.
Daniel Seseña ha dicho que…
Oído cocina! Ya está, GRP.
Juana ha dicho que…
Me quedo con "el entusiasmo colectivo envolvió a todos en el mismo equipo" que por ahora es lo que al final importa ....
isa ha dicho que…
Genial ese Villa Rolón que no deja que sus habitantes transpiren, tan necesario para no explotar.
Anónimo ha dicho que…
Entre entusiasmos compartidos por un colectivo y los poros necesariamiente abiertos... Este post es de los que terminan por empezar una y otra vez.
Peter Pantoja Santiago ha dicho que…
...DE SEGURO ESE PERSONAJE ES UN TANTO "religioso", Y AUNQUE RESPETO LA OPINION DE CADA QUIEN Y SOY CREYENTE, SIGO DANDOLE LA RAZON A MAHATMA GANDHI CUANDO DECIA QUE ALGUNOS RELIGIOSOS SON COMO LAS PIEDRAS DEL RIO, MOJADITOS POR FUERA PERO SEQUECITOS POR DENTRO.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…