Ir al contenido principal

SIGUIENDO A UN EXTRAÑO

Va con una raqueta modelo maxply dunlop años 80 por los pasillos del súper. Le sigo. Me intriga. Tuerce por las judías y atraviesa los embutidos. Se detiene a observar el comportamientos de los plátanos nepalís. Coge un manojo y lo tantea con la caña de su raqueta. Se lo lleva a la cesta, que no carrito. Eleva el rostro, visiblemente orgulloso de la adquisición. Después, presenta sus respetos al último cefalópodo del stock. Saluda a las cámaras de seguiridad y grita: ¡Yo soy el que soy!

¡Qué filón! pienso. Sigo tras él. Se llama Nueces, Gerardo Nueces. Se le ha caído el DNI de un bolsillo auxiliar y se lo he recogido. Se lo daré más adelante. Aumenta la velocidad. Mira a Mariana Virulé, la responsable de Libros y ofertones del pasillo central. La desnuda con el ojo derecho y la viste con el izquierdo (el que equilibra la percepción, a la virulé). Gira por menaje del hogar y soslaya la higiene. Se altera al ver las 'pastillas efecto agua azul' para sosos escusados.

Se enfila a la salida -piensa en la de emergencia- pero opta firme por la principal. Me acerco, envuelto entre clientes. Me acerco más. Tiene un tatuaje en la espalda que asoma por la nuca. No sé qué es. Sale a la calle. Salgo a la calle. Se para. Me paro. Se gira. Le miro. Me mira. Me giro. Se me acerca. Me giro más. Me golpea en el brazo con el cordaje de la raqueta y grita: ¡Tú la llevas! Sale corriendo. Y yo con cara de gilipollas. La misma que tengo mientras veo lo sucedido en el vídeo de Youtube que me manda Mariana Virulé en HD.

*La imagen: Pulpo en una cama, Roma, 2008, de Juergen Teller (PhotoEspaña)
-------------

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
¿Y no deberías haber seguido corriendo detrás de él hasta que llegara a casa? Al fin y al cabo tu la llevas ¿no?
Anónimo ha dicho que…
Has vuelto a hacerlo. Concentración, tensión en ese momento de giros finales. Gran descripción que hace que vea al tipo perfectamente. Y entonces aparece ese 'tú la llevas' y tremendo ataque de risa. Jajajajaja

Brindo por los post que derrochan sentido del humor (entre otras cosas).
BLANCO ha dicho que…
Lo que me pierdo por hacer la compra en internet.

¿BB? El destino está escrito. Sin vocales pero escrito.
Abrazo grande.
Anónimo ha dicho que…
No se qué me sorprende más, si la observación de detalles o la posibilidad de desnudar con un ojo y vestir con el otro. En cualquier caso lo dificil es escribir en tan pocas líneas historias tan largas.
Anónimo asombrado canario.
Juana ha dicho que…
Yo es que ya me he quedado perpleja con la foto, porque me preguntaba así viéndola de lejos si era una serpiente, y claro luego con los golpes ya he entendido que era un pulpo al que hay que golpear .... ¿para cocinarlo?¿te van a cocinar? .... no se si me he enterado de algo, todavía estoy perturbada con la foto ....

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…