Ir al contenido principal

EL LADRÓN DE CARA BONITA 2.0

La de Serena y Raimundo no es una historia cualquiera. Es normal/frecuente/habitual no interesarte por la película que hay detrás de la gente individual o de las parejas que van por la calle. Pero me cuenta un anónimo, con datos, que Serena y Raimundo no se conocieron en un bar, ni en una biblioteca... ni mucho menos en el estanque dorado bajo las gradas del gran circo mundial.

Sí, se conocieron por internet. Lo cachondo/peculiar/interesante (o no) está en el cómo. Raimundo en su afán por empatizar (en general), por entender qué se siente siendo una tía guapa, escogió una foto al azar (que se pareciera a Charlize Theron) y se abrió con ella de bandera un perfil en Facebook. Su nueva identidad: Matilda Russ. Se sintió bien y mal con la experiencia, pero eso da igual... es otra historia.

Una semana después, por casualidad recibió un mensaje de una chica que decía ser la dueña de la imagen que Raimundo le había robado. Sí, era Serena. Le pedía explicaciones y por supuesto la inmediata clausura del falso perfil. Raimundo obedeció al instante. Ella, ante la rapidez y aquel email lleno de explicaciones, decidió no denunciarle.

En un segundo email él se desnudó algo más. Ella bajó el listón de guardia. Y así progresivamente. Un año y cientos de correos después quedaron. La casualidad quiso que fueran vecinos del mismo barrio. Ella es escritora frustrada y podóloga, y él (de abuelo sereno y padre variado) es escritor sin serlo (que no sincero) y veterinario -especializado en aves palmípedas- de profesión.

Y ahora son Serena y Raimundo, gente de esa que nos cruzamos sin más; exactamente de la misma manera que ellos cuando -más de una vez- se cruzaron por su barrio.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Internet junta a seres curiosos .... es como un mundo dentro de otro mundo .... las palmípedas siempre fueron buenas consejeras.
CYBRGHOST ha dicho que…
Un buen amigo, de los pocos que tiene uno de verdad, dice que en Internet es donde somos realmente sinceros, amparándonos en el anonimato que podemos conseguir. Quizá por eso junta gente tan dispar.
Por cierto, mis padres se conocieron... en la consulta de un dentista.
isa ha dicho que…
Preciosa historia de anónimos con historia detrás y seguro que por delante también. Pero con mi tendencia natural a revolver entre las palabras de PF, me llevo más, porque hoy me he encontrado a ese genial “padre variado”.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.