Ir al contenido principal

EL PÉNDULO

Ayer me crucé con otro tipo (más siniestro que Casimiro) que hablaba solo. El ritmo de su bastón (garrota más bien) marcaba el ritmo del monólogo, igual que el metrónomo guía las notas musicales. Hablaba de una traición, intentaba explicar por qué había sido tan cruel. No sé quién era el interlocutor, pero parecía comprensivo dentro de su cabeza.

Si me hubiera obedecido no le habría tenido que matar. La cosa se ponía siniestra. Se lo buscó, se lo buscó, se lo buscó. En ese momento decidí adelantarle; yo iba con mi perra y algunas ideas en la cabeza. Puede que no fuera lo mejor, pero no quedó otra. Ya estaba por delante de él cuando me giré para verle la cara... Se lo buscó, se lo buscó, se lo buscó.

No pude evitar sentir algo de congoja. Su cara era una película de Roger Corman inspirada por Edgar Allan Poe, The Fall of the House of Usher (La caída de la Casa Usher, 1960) por ejemplo. Levantaba una ceja temblorosa, como intentando soportar sobre ésta todo el peso de una frente profundamente arrugada que se le viene encima. Y al mismo tiempo, el ceño fruncido liberaba la carga de pena y arrpentimiento que llevaba adjunta.

Él seguía con su discurso y yo tratando de retener (sin éxito) sus palabras. De pronto, mi perra se paró en seco. Síntoma inequívoco de que se trataba de un argumento más sólido que el pis. Me tenía que haber obedecido, tuve que hacerlo, le disparé, le disparé, se lo buscó, se lo buscó... Y al tercer se lo buscó, llegó hasta mi perra y yo.

Parecía que iba a elevar la garrota y darme con ella. Pero no, se frenó en seco y me dijo: Todo fue un error, Néstor. Un tremendo error. Y se marchó. Después me alquilé El Péndulo de la muerte (Roger Corman, 1961) y empecé a escribir este post, así que... hasta aquí puedo leer.

Comentarios

isa ha dicho que…
Leía justo ayer que nos gusta la locura (ajena) porque nos permite a los demás sentirnos más normales.

Pero también pienso que hay gente que no se limita a una mirada de reojo y una auto-palmadita en el hombro: se acerca a ellos de una manera distinta, con argumentos sólidos que le permiten ver aquello que se sostiene con dolor sobre las cejas.
CYBRGHOST ha dicho que…
¿Y si los locos somos el resto?
Juana ha dicho que…
Pues yo la verdad estaba como la perrita .... ¡que miedo!
copifate ha dicho que…
Lo de tener perro da mucho juego.

¡Muy bueno!

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.