SUELOS MOVEDIZOS

Ha tenido una discusión con el portero del 9. Éste había impregnado de azufre el suelo del portal para repeler a los perros y/o envenenarlos. Después se ha caído del taburete del bar. En el suelo se ha dado cuenta de que algo fallaba y con el fallo ha caído en la cuenta de que uno es capaz de allanar y obstaculizar/embarrar al mismo tiempo. ¡Qué contradicción! Exclama al cielo...

...El cielo se nubla y se le cae encima. Y encima esto ¡El peor traidor soy yo y lo soy conmigo! Al salir del bar ha llegado tarde a la cita con ella, porque se ha encontrado con un amigo. El amigo le ha dejado K.O., porque le ha confesado (relajado) que se muere en unos días. No ha sabido 'despedirse'... Ella, enfadada, se ha ido y ha tropezado con él cuando salía del hotel. Del pisotón le ha sacado una sandalia. Ella se lo ha lanzado a la cabeza.

...Y encima esto ¡El peor traidor soy yo y lo soy conmigo! Pasado el lamento ha empleado el tiempo que había reservado para su cita con ella en diseñar cómo despedirse de su amigo. Su ha amigo ha muerto. Se ha enterado al dejar de pensar. Luego ha seguido adelante y ha resbalado con una factura arrugada de Mi Movistar. 'Al caer en la cuenta' ha llegado a la conclusión de que su vida es un número, algo que le ha pasado factura. Es él. ¡Menos mal que no soy yo! Concluye el narrador.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
He amenazado con lanzarme a por estos suelos movedizos y como no podía ser de otra manera me he resbalado precisa y paradójicamente porque las palabras por aquí rara vez resbalan. Tienen la cualidad y la calidad de impregnarse como ese azufre.
Y con ese “Se ha enterado al dejar de pensar” pegado a la espalda me voy hoy.

Un abrazo
Juana ha dicho que…
Con el alma en un hilo me he quedado, menos mal que nos soy ni siquiera el narrador .... ¡uf!
CYBRGHOST ha dicho que…
Si es que cuando uno no está agusto en su pellejo, se te cae el cielo encima, nada funciona y lo que queda por venir.
Sigue siendo un genio
Anónimo ha dicho que…
Ya estoy aquí! He venido de Catalunya pero no de servir al rey sino de disfrutar de una región, de un país, muy afortunado que procura a sus visitantes cantidad de satisfacciones. Y encima al llegar, me encuentro con este post pletórico de lenguaje. He viajado a los otros, ese el viaje. Ahora estoy con los míos. ¡Bienhallados!
Copifate.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón