LA MUERTE DE GERMANO AUGE

Cuando decidió cavar su propia tumba no contaba con encontrar su propio cadáver antes de morir. Pues ahí lo tenía, a menos de un metro bajo tierra yacía él mismo sin tenerse en cuenta. Cosa rara aquello, pensó. Y al instante sin mediación de reflexión alguna, se sublevó. Pues no me muero, a ver qué va a pasar, hombre.

Expíado al 99% (el 1% restante lo dejaba para próximos episodios porcentuales), comenzó a echar tierra de por medio. Quería cubrir esa zanja. No había más que ver. Lo vio claro, tan claro como que si no llega a cavar, no lo ve. Pero tuvo que decidir morir para no morir; así que comenzó a sacar conclusiones.

Más o menos se tiró 10 años sacando conclusiones. De hecho, sacaba una a diario aproximadamente. Fue la década más completa y coherente de su vida. La más feliz también. Descubrió que se puede ser feliz sin sonreír permanentemente.

Vengo de visitar su tumba en el cementerio civil y siempre me arranca una sonrisa cuando leo en su epitafio: Disimula, cara huevo que yo soy más de tumba ajena, por eso no estoy aquí, pero no te digo donde están mis cenizas. Cava, cava y cava.

Germano Auge era un cachondo. Siempre que voy (muy de vez en cuando), le dejo una copa de vino con una flor azul dentro, porque de tanto cavar, uno termina apreciando el sabor a madera y saturándose con la acidez del cava. Lo de la flor azul es un homenaje a Nosferatu.

Un abrazo, compañero.

Comentarios

copifate ha dicho que…
Muy bonito. ¡Cuántos hallazgos!
(Yo soy poco de nosferatus, la flor azul me gustaba sin más...)
CYBRGHOST ha dicho que…
Eso si que es desprenderse de uno mismo y poner tierra por medio.
eljardinerofiel ha dicho que…
Hacer huelga de escarbar la tierra es incompatible con leer PF. Yo que pensaba quedarme admirando desde lejos esa flor azul, resulta que me voy con las manos manchadas por ese tremendo “yacía el mismo sin tenerse en cuenta” y por el tropiezo con esas raíces, aún ando pensando de qué o quién.
Daniel Seseña ha dicho que…
Sólo puedo decir una cosa. Escribir este post de hoy ha marcado un antes y un después en Periodismo Ficción. Hasta aquí puedo leer.

Gracias por vuestros comentarios. Mañana más flores azules. Salud!

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón