NOTA FRÍA

-Cuenta hasta 10 con los ojos cerrados... No, no, mejor hasta 50... Después te das la vuelta y verás la sorpresa. Pero no abras los ojos, eh, no me obligues a vendártelos.

-Vale. 1, 2, 3...
-... 48, 49 y... ¡¡50, voy!!

Cuando Eduardo se dio la vuelta, Raúl se había ido para siempre. Y detrás de él no había ni huella, ni estela, ni una maldita pista que seguir. Por no haber, no había ni palabras 'a boli sobre post-it amarillo'. Con los mecanismos de defensa y protección a pleno rendimiento, Eduardo tardó en reventar a llorar por la escapada de su amigo del alma.

Le había caído la 'Nota fría'. Así llamaban en su pueblo (en sentido figurado) a los abandonos sin explicación adjunta. Un fenómeno que cae como el más hostil de los chaparrones y que provoca sequía lagrimal posterior. Una semana estuvo llorando sin parar Eduardo. Él y Raúl llevaban 10 años compartiendo piso y aventuras (noviazgos fugaces, primeros trabajos previas prácticas, primeros auxilios etílicos, etc...).

¿Qué había pasado? ¿Cuál era el motivo de tan cruel despedida? Eduardo, después de 5 años desde aquello vive solo y sólo deja entrar en casa a personas miopes; ha cogido rechazo espontáneo a la gente que ve bien de lejos. Pero hace un rato ha ocurrido algo extraño. Ha encendido la tele y en un canal extraterrestre digital ha visto a Raúl delante de un panel de Isobaras... Hablando del tiempo.

-¡Qué ironía! Comenta Raúl. Desde lejos se ven venir las tormentas. Mañana más... que de aquí, no me muevo.

-¡Qué cinismo! Contesta Eduardo, que sin mediar paraguas apaga la tele.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Buno, al menos se fue sin prisa, que le hizo contar a hasta 50 post-it las moscas no tener que salir corriendo.
Genial.
Juana ha dicho que…
Siempre he pensado que la tele no puede ser buena .... encuentras lo que no buscas, ves lo que no quieres ver, oyes .... y sigo haciendo ganchillo.
grp ha dicho que…
Esta “nota fría” me ha dejado unas anginas que se parecen mucho a un nudo en la garganta al ver esa cara que se gira después de contar hasta 50 y grita “voy”.

A mi es que el tiempo me afecta muchísimo.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón