Ir al contenido principal

REFLEJO 2.0 DE UN EXTRAÑO CRIMEN

Pudo resolver el crimen gracias a dos casualidades. La primera, que una turista con grandes gafas de sol estuviera frente a la escena del crimen y que otra -por no sé qué motivo- le sacara un primer plano en ese mismo momento. La segunda, que aquella foto acabara por azar en la cuenta de Facebook del hermano del sabueso que llevaba el caso. No tardó en identificar el escenario de la foto; lo tenía tan incorporado... Aquellas palmeras de plástico a pleno sol eran inconfundibles.

Parecía una pieza desgajada del álbum de fotos sobre el crimen que había compuesto el detective en su despacho. La turista 1 que hizo la foto a la turista 2 era amiga de un amigo de un primo del hermano del detective. No fue difícil localizarla. Y tras recibir la imagen en alta resolución, el reflejo de las gafas de la turista 1 identificó por completo y sin ambigüedades al asesino. Ninguna de las dos turistas, ni nadie de los que estuvieron delante del crimen fueron conscientes de la escena que tuvieron delante...

... Un cirujano plástico succiona, a través de un apretón de manos, la vida de una paciente satisfecha; no parecía retocada. El reflejo de la lente no deja lugar a dudas, insiste el sabueso. Cuando desvanece está sola. El cirujano, con la vida de su víctima recién extirpada entre sus manos, camina sin prisas hacia atrás. Caso resuelto. Los porqués son caso aparte y un misterio.

*En la imagen: Réplica gigante de las gafas rotas de Salvador Allende. En La Moneda, Santiago de Chile. (AP)

Comentarios

isa ha dicho que…
¿Por qué?, yo no lo sé, pero lo cierto es que hay personas con una gran capacidad de enfocar, con o sin gafas.

Con tu permiso y aunque sea caso resuelto, yo me quedo intentando ver desde el otro lado de las gafas la cara B de esos que roban vidas tras un contacto más o menos largo.
CYBRGHOST ha dicho que…
Me surgen dos preguntas después del post:
1- ¿Cuantos capítulos de CSI llevaba encima para sacar pruebas así?
2. ¿A Cher le queda algo de vida o incluso no-vida dentro después de tantos apretones de manos?
Juana ha dicho que…
Y sin embargo me interesa el porqué .... me quedaré con las ganas .... tal vez nos enteremos del para qué, con sus luces y sus sombras .... ¿se reflejarán en otras gafas?

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.