Ir al contenido principal

EL VENDEDOR DE SINOPSIS

Me recordó a aquella escena de El Marido de la peluquera (Patrice Leconte, 1990) en el que el padre le pregunta al hijo qué quiere ser de mayor, a lo que contesta "Marido de una peluquera" y el padre, sin mediar palabra, le suelta una de esas bofetadas que llegan hasta la fila de los mancos. En este caso, en mitad de un paso de peatones, un amigo venido a más le pregunta a otro (con rostro sereno) ¿Qué vas a hacer? Ya lo hago, soy vendedor de sinopsis.

¿Os imagináis escuchar eso en mitad de un cruce? Yo iba a lo mío, pero no pude meterme en lo suyo. ¡Un vendedor de sinopsis! Si hubiera sido un mecenas, un inversor de esos que tiene recursos hasta debajo de las uñas o entre los adoquines del patio interior de su casa, le habría contratado en el momento como personaje para Periodismo Ficción. Hubiera sido un contrato fijo, por supuesto. Nada de obras ni WCs.

Pero ni soy empresario, ni ese cruce duraría eternamente como para seguir escuchando el resto del diálogo. Así que me quedo con la esencia de una profesión que al menos oficialmente no existe; a no ser que sea un eufemismo irónico (y no menos cínico) del clásico negro que vende barata su obra a base de escribir para los otros.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Poder puedes contratarlo, pero sería en plan autónomo que necesita ayuda, que no creo que sea el caso :-).
Además, primero tiene que pasar el periodo de pruebas, a ver si luego va a ser como los guionistas de culebrones, que parecen sacado por un programa, todos son iguales.
Juana ha dicho que…
Pues no es mal oficio ese, lo mismo es uno que se gana la vida en Twitter, tuiteando "todo" en 140 carácteres ....
isa ha dicho que…
Cuando un amigo venido a más te pregunta que qué vas a hacer, qué menos que contestarle que ya lo has hecho.

Me gusta su estilo, aunque lo exploten otros.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…