EL VENDEDOR DE SINOPSIS

Me recordó a aquella escena de El Marido de la peluquera (Patrice Leconte, 1990) en el que el padre le pregunta al hijo qué quiere ser de mayor, a lo que contesta "Marido de una peluquera" y el padre, sin mediar palabra, le suelta una de esas bofetadas que llegan hasta la fila de los mancos. En este caso, en mitad de un paso de peatones, un amigo venido a más le pregunta a otro (con rostro sereno) ¿Qué vas a hacer? Ya lo hago, soy vendedor de sinopsis.

¿Os imagináis escuchar eso en mitad de un cruce? Yo iba a lo mío, pero no pude meterme en lo suyo. ¡Un vendedor de sinopsis! Si hubiera sido un mecenas, un inversor de esos que tiene recursos hasta debajo de las uñas o entre los adoquines del patio interior de su casa, le habría contratado en el momento como personaje para Periodismo Ficción. Hubiera sido un contrato fijo, por supuesto. Nada de obras ni WCs.

Pero ni soy empresario, ni ese cruce duraría eternamente como para seguir escuchando el resto del diálogo. Así que me quedo con la esencia de una profesión que al menos oficialmente no existe; a no ser que sea un eufemismo irónico (y no menos cínico) del clásico negro que vende barata su obra a base de escribir para los otros.

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
Poder puedes contratarlo, pero sería en plan autónomo que necesita ayuda, que no creo que sea el caso :-).
Además, primero tiene que pasar el periodo de pruebas, a ver si luego va a ser como los guionistas de culebrones, que parecen sacado por un programa, todos son iguales.
Juana ha dicho que…
Pues no es mal oficio ese, lo mismo es uno que se gana la vida en Twitter, tuiteando "todo" en 140 carácteres ....
isa ha dicho que…
Cuando un amigo venido a más te pregunta que qué vas a hacer, qué menos que contestarle que ya lo has hecho.

Me gusta su estilo, aunque lo exploten otros.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón