Ir al contenido principal

CORAZÓN ERGUIDO, PAPA... MÓVIL

Parece increíble, pero a Gustavo Atajo le han salido dos dedos en la frente. Ha ocurrido tras acudir a una sesión de desintoxicación de pepino caramelizado con pensamientos impuros. Se le juntaba la caballera con las cejas al ritmo del pecado; pero ahora en mitad del proceso ha emergido un índice atado a un dedo corazón muy erguido.

Confundido por su aspecto y los aspectos que nunca había manejado antes de la sesión, ha decidido no ver al Papa. Por si acaso. Se mira al espejo y junta las yemas de las manos con las de la frente; por detrás cruza los dedos para que todo esto pase y vuelva a la normalidad que nunca ha conocido.

Tanto pepino confundía sus convicciones. Tanta caramelización impía nublaba su visión. Ahora, con las nuevas falanges sobre sus arrugas de la frente, reforzadas por la inexpresión de una vida torcida, no ve más que antes, pero sí una alternativa a su visita a la visita del Papa. Obligada antes, cuestionable ahora. Cuestión de dos, se dice a sí mismo. Y el corazón de la frente, más erguido si cabe...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿Si me intoxico con pepinos caramelizados se me quitaran algunos dedos de frente? Físicamente me vendría bien.
Un abrazo
Eva

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.