CUENTO ETÍLICO DE INVIERNO

Por Fabio Carabeo.

La valentía de unos se demuestra pelando patatas y la cobardía de otros rastreando un imposible desván subterráneo. Estoy convencido de que mi abuelo Raimundo Encurva se encontraba en mitad de una tormenta de ideas etílicas cuando acuñó esta frase; que desde niño no hacía más que repetirme al finalizar las sobremesas de los sábados de invierno.

La verdad es que le echo de menos. Como a mi tío Almendro y sus rimas catastróficas. Por ejemplo, una pieza clásica de Navidad: Fabio, te doy el aguinaldo con la promesa por tu parte de que no te hartes sin antes hablar con el viejo Aldo... Dime sí o dime no, pero nunca te quedes con la duda, que desnuda siempre trunca el sino de un regalo.

Ya no queda nadie. Quizá por eso me he mudado aquí, a Periodismo Ficción. Porque aquí están todos y si no están, surgen como las penosas rimas o las fábulas etílicas. Las tormentas de ideas onanistas, a veces, resultan tan delirantes que termino por reencontrarme con abuelos o tíos que jamás he tenido. Sin embargo, les escucho con todos los sentidos esquizofrénicos abiertos de par en par... y en su honor, de bar en bar. ¡Salud!

Comentarios

CYBRGHOST ha dicho que…
El mundo interior de uno es muy rico, y nunca se sabe lo que puede salir cuando el alcohol abre tu mente. El problema viene después cuando la resaca te abre la cabeza :-)
(Opinión peregrina de alguien sin ni idea)
isa ha dicho que…
Tú te has mudado a PF Fabio, y yo soy la vecina cotilla.

Pego a la pared mi danone atado a un hilo y… me descojono con ese hostión de ayer recibido hoy, trato de disimular con el pie ese desván subterráneo o sonrío sin parar con esa ‘penosa rima’.

Y todo mientras trato de pelar patatas sin cortarme.
Juana ha dicho que…
Me haces preguntarme ¿por qué me he instalado aquí? .... Seguramente porque le cogí el gusto a ese puntito de locura, de no "saber ni lo que escribo", creo que es un sitio para soñar sueños de verdad, sin sentido lógico pero con un sentido poco común.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA