Ir al contenido principal

DEBATE EN CURVA

Torcieron en el sentido opuesto a la naturaleza de la curva -como él les indicó- y salieron volando por el precipicio para comenzar el debate. Marga Tenaz y Azucena Desagüe tenían tensión acumulada, cosas que nunca se habían dicho, amores y rencores tapados como el contenido de esa maleta a la que nos subimos y sobre la que saltamos para echar el cierre.

Recurrieron al método Gregorio Agujero porque sus amigos y amigas más auténticos se lo habían recomendado. Impone y presiona, pero sale todo, les aseguraban. ¡Míranos! Concluían todos. Y se señalaban entre ellos -de arriba abajo- para demostrar el resultado físico de extraer la porquería anquilosada de los interiores.

Apenas quedaban 20 metros de caída libre cuando Azucena se dio cuenta de que no tenía tiempo ni distancia para confesar que eran hermanas. Algo que siempre supo, pero una orden de sus padres de no decir jamás había podido con su necesidad de narrar. Y dicen que cuando algo así ocurre, es decir, que no hay espacio ni tiempo para encajar una idea, un hecho o palabra, el método no funciona.

Ambos jarrones chinos llenos de ceniza extraviada y estampados florales a base de... base laqueada adornan la chimenea de Quicio Pestaña, padre de ambas y párroco de una ermita sin feligreses. En la curva sólo queda una horquilla de Marga, clavada en la base de una señal confusa.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Tengo, tras leer el relato, una sensación confusa, por un lado me siento como "por fin" .... pero por otro siento una ligera angustia de "¡vaya, la liamos" ....
isa ha dicho que…
¿Los amigos auténticos te empujan al precipicio?, puede ser, pero lo que me queda claro es que puestos a saltar, hay que hacerlo desde más arriba. Me quedo pensando en ello bien agarrada a la silla.

Y qué impacto final!, esa horquilla que marca una señal confusa y ese párroco (qué gran nombre, por cierto) entre jarrones.
grp ha dicho que…
recordando a Mr. Vértigo

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…