SEXO, ECTOPLASMA Y ROCK 'N' ROLL

Tres calles a la derecha aparece un chaflán con cara de pocas dudas. En medio surge un vendedor de corbatas sin problemas. Y más allá me encuentro con la protagonista de hoy, Romina Ramón. Una vidente (en su 2ª y 3ª acepción de la palabra) que terminó por descubrir el pato en una sesión consigo misma. Y el pato consistía en que todo era verdad y no una farsa, como siempre pensó.

Joder, que estoy hablando con un muerto, exclamó al conocer a Hernández... Joder, dejadme en paz, reaccionó Hernández. Y se enfrascaron en una discusión tridimensional que duró horas. Al final se enamoraron en una historia sin principio ni fin. ¡Menudo pato!

Desde ese día se ven cuándo y cómo pueden. Esto es, a oscuras, a ritmo de Rock 'n' Roll sin hacer mucho ruido y sin derecho a roce. Digamos, que el ectoplasma no les llega. Así que, como si estuvieran en plena sesión cibernético-masturbatoria con vistas a una trashumancia repentina, se tocaban como podían.

Y ésta es la breve crónica de Romina y Hernández que se escribe tres calles a la derecha, con chaflán que no duda en medio y un vendedor de corbatas sin problemas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Yo soy más de la acepción 1, y lo que veo es surrealismo mágico y mucha originalidad. Se agradece.

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA

En blanco, arriba el telón