Ir al contenido principal

UNA VIDA

Nunca fue fácil. Tenían los elementos en contra, empezando por los suyos propios. Disponían de nada para tener algo entre los dos. Poseían una cosecha de prejuicios y una inexperiencia en sentimientos auténticos abrumadoras. Querían pero no podían, podían pero no terminaban de querer hasta que quisieron y eso fue desde el segundo momento; nunca desde el primero, el cual realmente no exisitió.

NOTA: Me pongo romanticón para advertir que para seguir leyendo este post, recomiendo enchufarse a este link e ir escuchando el tema que suena.

Giro y Silvina vivían juntos aunque tuvieran sus propios terrenos separados. Duró un mes, pero fue intensa la unión a toda distancia. Y a toda velocidad, con no menos intensidad estrecharon su amor con trabas y obstáculos porque sabían -sin tener ni idea- que el tiempo no soplaba, precisamente, a su favor. Es de lo más auténtico que conozco a mi alrededor. La sinceridad de una relación como la de Giro y Silvina. La apuesta por algo que no se ve, pero que se entiende.

Ahora me cuentan que están embarazados de tantos meses que han salido de cuentas. De hecho, han tenido una hija de nombre Bica que sabe cómo hacerles reír, llorar y saborear la esencia de ser padres. Y eso que no tenían muy claro si aún quedaba algo de hijos en ellos. Pero no. Lo único que queda es lo que han depositado en la habitación de Bica. Matices de infancia, felices encofrados de rabias inteligentemente contenidas para ser transformadas en jugo de evolución. Así son y hoy navegan juntos y además, en paralelo.

Comentarios

isa ha dicho que…
Es difícil escribir una vida en formato post, y también ser capaz de contar un amor escribiendo esa palabra una sola vez.

Y creo que lo realmente difícil e incluso doloroso a veces, es llegar a sentir y tener claro lo que significa ese ’auténtico’ para uno mismo.

(Y mi frase de hoy, la que siempre se queda dando vueltas en mi cabeza es… "Querían pero no podían, podían pero no terminaban de querer hasta que quisieron". Muy grande).
Juana ha dicho que…
Navegan juntos sin rumbo pero certeros, con un pasajero más que sonríe con sabiduría ....
Stultifer ha dicho que…
Estábamos dando un paseo y descubrimos tu blog. Después de un minucioso estudio, STULTIFER te otorga el prestigioso galardón al MEJOR BLOG DEL DÍA correspondiente al lunes 29 de noviembre de 2010 en No sin mi cámara por los contenidos y matices. Visitanos y comenta con nosotros. Saludos cordiales desde Málaga.
Vamos, que nos ha gustado mucho y hemos querido acercarnos a ti.
Puedes colgar el Premio voluntariamente en tu blog.
Ya formas parte de la Orden del Stultifer de Oro.
Y si fotografías una escalera, mándala a edusiete@gmail.com y la publicamos inventándonos una historia.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…