VIVA MUERTE

Lo mejor de este día es que Henández puede darse un garbeillo por la calle sin llamar la atención. Murió en 1954 sin consecuencias y sin pena ni gloria. Normalmente pasa los días en la taberna de Fausto, con otros que se arrancan a aceptar su estado, pero una vez al año se empapa en materia para pisar tierra y asfalto. La gente le ve pero no le hace ni caso y él hace lo mismo. Después se acerca a un espejo del escaparate del Gordo (un comercio sin consecuencias) y se echa un ojo.

No es fácil ser un muerto, dice. Pero más difícil es vivir sin derecho a morir. Bueno, eso, querido Hernández, más bien es una putada, contesta Jarrón, el agente cadáver. Y así, sin ganar tiempo a la pérdida del rato y un día después, Henández vuelve la mirada y se encuentra con su hermano Gorf. El problema es que no puede hablar con él porque está en medio de una siesta de día. Y eso no hay muerte que lo cambie. Sonríe y decide volver a morir. Hernández está más tranquilo. ¡Felicidades!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Estar muerto y que nadie se de cuenta debe ser .... menos mal que recuperó su sonrisa, es lo mejor .... ¡gracias!
CYBRGHOST ha dicho que…
Me ha traido a la cabeza un trozo de canción "...los muertos vivos, los vivos muertos..."

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA