Ir al contenido principal

CRÓNICA DE UNA VETA POCO CURADA

Eran las 12 del mediodía cuando Meollo Torrado decidió que era el momento de elegir. Así que no lo hizo. Por lo tanto eligió no elegir. No es fácil lo que acabas de hacer, le dijo Julia Santapita (la charcutera del 5º y confesora oficial de Meollo) tras la elección. Después ella decidió confesarse con él. Algo que nunca había ocurrido entre ellos, en 20 años de amistad y jamón con veta relativa (su especialidad más allá de la bellota).

La elección / no elección de Meollo, había movido / removido las tripas de Santapita. Y sin una reflexión previa, confesó que cada vez que separaba una fina (casi translúcida) capa de jamón de su conjunto, pensaba en él. Y ahora, mientras iba verbalizando, pensaba en el sentido de pensar en él. Y llegó a la conclusión de que con el cuchillo arrancaba lo que no podía alcanzar más allá del mostrador. Un pedazo de independencia junto a la persona que más quería.

Has elegido, Meollo, pero no me has elegido a mí. Has elegido no salir de tu parcela sin veta. Y si hubieras estado tan curado como deberías, habrías salido de tu madriguera para buscar, junto a mí, un lugar más allá de los mostradores que no muestran sino ocultan. No te culpo, porque hasta hoy yo tampoco había entendido mis pensamientos... siempre pendiente de la otra carne.

Está todo muy reciente. Han pasado unos días desde las 12 de ese medio día. Ella, de momento, sigue repartiendo piezas curadas. Y él aunque no sale de su asombro, espera turno para volver a elegir y entrar en el juego de la independencia. Informaremos.

Comentarios

Juana ha dicho que…
Se cura y vuelve a entrar en el juego, se cura y vuelve a esperar turno .... demasiada densidad te vuelve fragil, es mejor tener vetas .... pemaneceremos atentos.
grp ha dicho que…
Yo siempre le quito al jamón ‘lo blanco’. Qué le vamos a hacer, a mi me gusta el jamón malo aunque por buenas influencias siempre acabe frente a una loncha de esas con vetas interiores tan apreciadas. De esas imposibles de arrancar y que termino por comerme (reconozco que al final con bastante gusto).
isa ha dicho que…
‘alimentos a los que mirar de reojo tras leer PF’: me pasó con los berberechos, con las cebollas y ahora con el jamón.

Y ese genial mostrador que no muestra.
CYBRGHOST ha dicho que…
Cortaba capas finas pero muy profundas de ese jamón. espero que le pongan solución a la siguiente vuelta del rollo de turnos, antes de que ese jamón, en vez de salado se vuelva amargo.
Genial.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…