Ir al contenido principal

LA CADENA

Se había arreglado para la cita más deseada de sus últimos 20 años y estaba a punto de irse, y claro, no podía imaginar que un clavo terminaría amargando su día. Cuando se estaba poniendo el abrigo vio por el rabillo del ojo que una punta de un clavo sobresalía de la bolsa de basura. Y Laura Especie es de las que no pueden conciliar el sueño si ve el mínimo desorden a su alrededor, por ejemplo la rendijilla de un armario mal cerrado. Así que pensó que hacer un transvase de una bolsa de basura a otra nueva, no le llevaría ni un minuto...

Nada más agarrarla se le rompió y desparramó su contenido por el suelo. En el suelo se desesperó al ver que restos de remolacha habían calado su tarima color hueso. Pero más se desesperó cuando vio una foto suya, que horas antes había roto (por sentirse fea), impregnada de restos de restos que ella misma había desechado para los restos. Su cara había cambiado y se había convertido en lo que no era aunque lo parecía. Al tratar de cogerla y no salpicarse sufrió un calambre en la pierna que la impulsó hasta la pared. Se topó con su cuadro favorito. Un retrato de Napoleón Huerto, su primo bailarín y jardinero adicto a fotografiar soportales. Lo tiró, al caer se desparramó sobre la remolacha.

No quiso desesperarse, aún con ilusión por la cita, y dejó el abrigo para concentrarse mejor en el desaguisado. Pero cayó en el terror cuando el perchero sucumbió al peso de un abrigo ligero. Y con esta nueva acción el recibidor de su menudo y diáfano piso se convirtió en un caos insoportable. Rompió a llorar desconsoladamente y se entregó al destrozo. La cita desapareció como las manchas con la lejía. No había quedado con nadie, sino con ella misma para celebrar su amor propio. Pero poco a poco el odio iba apoderándose de su ser. Y finalmente decidió desaparecer. Lo tiró todo, y se encerró en el baño. Y allí se clavó una chincheta que surgió del sueño infantil de ponérsela bajo el culo de Teresa, su compañera de clase. Un mal día.

Comentarios

claudia ha dicho que…
A mí todo esto me pasa pero en sueños.
Afortunadamente y de momento, en la vida real todavía controlo más los imprevistos.
Juana ha dicho que…
¡Qué horror! la pesadilla de los paranoicos del orden y la limpieza .... como yo .... menos mal que solo sucede en los sueños ....

Nota: Me reconforta que alguien más sueñe esas cosas, gracias por contarlo claudia.
Anónimo ha dicho que…
Qué gran descripción que deja ver perfectamente los despropósitos de un día cualquiera. Me he reído mucho a pesar del drama de la remolacha :))

A veces uno queda consigo mismo y acaba sentado sobre una chincheta…frente a uno mismo. En este tipo de citas siempre se cuela alguien que no estaba invitado, pero que estaba.

isa

(Me siento tan identificada con lo de la chincheta… Yo siempre quise romper unas gafas de un pisotón. Hasta que rompí las mías sin querer)
La Zapateta ha dicho que…
Todo empezó por un clavo, y sí, caeré en la frase hecha de "un clavo quita a otro clavo" para recomendar a Laura que la próxima vez que se de autocalabazas se enrolle corriendo consigo misma y se deje de basuras.
CYBRGHOST ha dicho que…
Se perdió en/por los detalles.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…