Ir al contenido principal

MARTÍN EXCLAMA

Me acabo de encontrar a Martín Exclama y me cuenta que aún no sabe cómo...

Aún no sé cómo pude librarme de esa enfermedad que me acompañó durante tantos años... Y lo 'peor' de 'todo' es que ahora la echo de menos. Sí, gracias a ella soy lo que soy, que no sé si soy mejor o peor... pero soy como soy gracias a ella. Y eso que la muy jodía no tiene nombre. Sólo sé, sólo saben, que es rara. ¡Rara como su puta madre! Exclamaba el médico que me parió, que resultó ser por azar mi padre; pero esa es otra historia. Porque aunque no me parió, sí me sacó para meterme en su casa/laboratorio.

Aún no sé cómo pude quedarme sin ella. Voy tranquilo por la calle, sin temores, veo a los francotiradores en las azoteas esperando un movimiento sospechoso para lanzar sus balas. Están educados para ello. Es su enfermedad. Sin ellos, las balas estarían huérfanas y sin destino. Es extraño caminar entre caos y hostilidad y no sentirme amenazado. No me tiemblan las piernas. No me tiembla nada. No sospecho ni sospechan de mí. Todo está en su sitio.

Los raterillos continúan sobreviviendo. Los radicales no cejan en su intención de conquistar los extremos. Los buenos siguen siendo los peores, y los malos buscan razones de peso desesperadamente. Nadie gobierna, no hay democracia en mi tierra, ni lo contrario. Es un cuadro abstracto de aristas, ausente de redondeces. Y yo, sin la enfermedad que me protegió. Y el médico/padre desconectó los cables que nos ligaban a una vida a medias.

Lo bueno es que sé por dónde empezar; o mejor, por dónde seguir... El camino sigue siendo largo. ¡Sigo!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Los cables siguen, las conexiones tambíén, pero estamos fuera .... todo ha terminado, todo ha comenzado .... todo está en su sitio .... el camino ..... cada vez más fascinate .... ¡Seguimos!
CYBRGHOST ha dicho que…
Pues que nos siga contando esa marcha hacia adelante sin miedo y tan buena vista.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.