Ir al contenido principal

INVASIÓN POR UN GOLPE

Aún no sé a qué piso pertenecía, pero me cayó desde lo alto en toda la cabeza y me hizo una brecha por la que se colaron todas sus inherencias soterradas. Era mitad de acero, mitad de deseo. Un bloque compacto lleno de ideas, sueños por cumplir, pesadillas por desalojar e intenciones sin rampa de salida.

Sólo recuerdo un impacto similar: Cuando me estalló 'un petardo de 5' (aquellos verdes de 5 pesetas, principios de los 80's); pero en aquel entonces sólo salieron gritos de dolor. En este caso, los gritos de acero y deseo han entrado.

Sería difícil explicar a lo Epi y Blas, o a lo Supercoco, la diferencia entre cagarse en todo a través de un grito, y que un grito ajeno jamás expresado te estalle en la cabeza. No importa, ahora tengo el cerebro lleno de sentimientos que no me pertenecen y sensaciones extraviadas por un personaje despistado. ¡Como si no tuviera yo elementos por ordenar en mis estanterías, joder! Dicen que cuando se te aparece un muerto debes preguntarle qué quiere, entonces te habla de su asunto pendiente, le ayudas a resolverlo y punto... ¡Pero qué hago yo con toda este cúmulo de ideas!

Me dice un colega que haga yoga para meditar; otro que acuda a un exorcista de teletienda; mi amigo Bartual me ofrece a un fisioterapeuta que canta coplas mientras te cruje; y mi tío Miserino me habla de un remedio ancestral que consiste en hacer el pino y pensar al mismo tiempo que eres un Abedul... De la empatía arbórea, surge el camino hacia el conocimiento, afirma. ¡Se le va al pobre! En fin, me veo soplando pa'dentro para ver si respiro hacia afuera. Seguiré informando.

PD.: Llevo dos meses sin estornudar. ¿Tendrá algo que ver con el asunto?

Comentarios

La viuda que arrebola ha dicho que…
Vulgarmente hablando, parece un caso claro de astenia primaveral; de ahí lo de vulgar, no porque vaya a emplear palabras soeces.
De todas formas, y de ésto sé un rato, yo que tú no me fiaba de eso de fingir ser un Birch, que no por bonito es el abedúl menos lastimoso que un sauce llorón...
Anónimo ha dicho que…
Digo yo que si se te han colado esos geniales (literariamente hablando) 'gritos de acero y deseo' es porque aún había hueco en las estanterias.

En cuanto al remedio...como casi todo el mundo soy más problemóloga que solucionóloga y mucho menos original que tu tío Miserino. Así que sólo se me ocurre aquello de Cortázar y Pizarnik: 'escribe, coño'.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.