Ir al contenido principal

INVERTIDOS AL SENTIDO COMÚN

El otro día me di cuenta de que el reloj marcaba las horas, sí, pero hacia atrás. ¿Extraño, no? No sé cuánto tiempo ha pasado sin percatarme de ello. Estaba esta mañana haciendo unos ejercicios que me mandó el fisio para recolocar mi estabilidad, cuando al cronometrarme de reojo, mirando ese reloj del microondas que tanto tengo en cuenta, vi que los minutos restaban segundos al tiempo. Al principio achaqué a un efecto óptico la eliminación de una barrita al 5 digital, convertido en 4 accidentalmente....

Pero no, al 4 le sucedió el 3 y así hasta que terminé el ejercicio, definitivamente en sentido inverso. Hoy, el reloj del microondas sigue a lo suyo. Después de las 9 vienen las 8, después las 7 y así hasta llegar a medios días invertidos al sentido común. Yo no sé por dónde pillar este pillaje del tiempo.

Ahora bien, con tanto ajetreo, nadie se ha dado cuenta de que no sólo me ha ocurrido a mí y al sentido temporal de mi microondas de marca blanca. En la Puerta del Sol los segundos también se han empeñado en ir al revés. Extraño este fenómeno, ¿habrá que cambiar "el sentido de las agujas del reloj"?

Comentarios

grp ha dicho que…
Hoy me he levantado diciéndome a mí misma; ‘que alguien me lo explique porque yo no lo entiendo’. Y entonces he hecho algo que me gusta mucho: leer tranquilamente el ‘trabajo’ acumulado en PF para descubrir detalles que siempre explican y me explican un poco, como aquella ‘esquivando las balas de sus dudas’.

Y ayer tuve ocasión de ver a ese ‘conservador que se hace progre mientras discute con un progre que se ha hecho rico.’ Y coincido en que nos cuesta detectar en nosotros mismos lo evidente en personajes ajenos.

Y ahora entiendo que el reloj se ha invertido y los segundos van primeros. Y que el sentido común también se ha dado la vuelta. Y que hay que pasearse por el surrealismo para comprender muchas cosas del 'realismo'.

La respuesta a mi pregunta mañanera… en el reloj del microondas.
Daniel Seseña ha dicho que…
Balas, dudas, minutos rebeldes... Casimiros, berberechos, etc. Exactamente, creo que yo también lo he he entendido. Pero no por mi entrada, sino por salir a tu comentario. Después, una mano amiga, procedente de un reloj que en lugar de un cuco, aguarda a un gilipollas, me ha dado una colleja al ritmo de las campanadas de las 12. ¿Qué te parece?
Anónimo ha dicho que…
Pues me parece una putada, pero claro, las collejas-amigas parece que hay que recibirlas con buena cara y mejor cuello. ¿Pica?

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.