Ir al contenido principal

El charco que no refleja

Se coló entre dos ideas aparentes y la cabrona no sabía cómo salir de la mente invadida. Ahora, receptora y ocurrencia no saben cómo encontrarse, aunque sí saben que están en un mismo espacio. Al mismo tiempo y en la misma superficie: Así funciona dice alguien de fondo, ajeno a los hechos; un sin techo, que ocupa una porción de acera cercana, recuerda una reprimernda de la infancia, pero la mata con un mal trago; y un kioskero sin kiosco lee el periódico que le ha vendido un intruso de la profesión. Ocurrencia y mente receptora tratan de absorber lo que ocurre, porque saben, sin saber que todo está asociado.

Una hora después, con el calor haciendo de las suyas y los demás ocupando sus papeles en esta pequeña historia (de entrada), ocurrencia invasora y mente receptora se encuentran en una fuente cercana a una sensación de antaño. De la unión brota por fin un charco que no refleja, pero que contiene en su fondo los mismos detalles y sentidos que se dejarían ver en el espejo de agua. En el charco conviven: vecinos, rivales, amigos circunstanciales y maestros con enemigos, ideas que no llegaron a nada, policías municipales, floristas y un par de jugadoras de fútbol.

Un año después, reconocido y asumido el surrealismo, antepuesto al realismo que no termina de llegar a la mente recptora, el charco ya tiene forma de mar; aunque en algún momento llegó a encapsularse en un acuario de 25 litros, muy concentrado. Y parece, dice el sin techo en su porción de acera, que no es pez todo lo que reluce. Al contrario, añade el kioskero (que no se acepta sin su puesto de siempre y en permanente expropiación), aquí hay más especies que en esa... especie de realidad que daba cobijo a la ocurrencia (antes huérfana) y a esa mente -por fin- con espacio de recreo para dar forma a la idea. ¡Menuda fauna! Concluye un servidor.

*La imagen viene de Fotomaf.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Todo está asociado sí, porque resulta que tu ocurrencia ha encontrado cobijo aquí 'al lado'. Y se ha unido a una sensación que tenía yo, raspando como miga sobre sábana.

Y lo cierto es que ocurrencia+miga+charco es hoy para mí, la mezcla perfecta.

Entradas populares de este blog

Un cruce figurado

Bloqueado, sin respuestas ni preguntas, con vista cansada y voz sin fuerza, como un fundido a negro (como se diría en modo audiovisual) y sin opción de empezar de cero en otra pantalla. Más o menos es el atuendo emocional con el que esa mañana se levantó Alexander. Y eso que el día anterior había sido de esos que enriquecen y dejan recursos para una larga temporada. Por ejemplo había vendido su última novela (El crimen y la gestión aparte) a su editora; la película de North, su mujer, titulada Sabias con más de un tema, estaba triunfando entre crítica y taquilla; la gotera del salón se había convertido en agua pasada; y por fin había llegado la lámpara alemana de los años 30 que compró a una "retroanticuaria" virtual. Pero la mente manda, con sus normas y tiempos.

North había salido temprano a una rueda de prensa y él tenía que terminar un artículo sobre ironía de la vida. Así que asumido el bloqueo bajó al Nitty a desayunar. En el fondo de un charco se encontró …

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere la curva peligrosa.