VENDIDOS

En mi barrio ocurren cosas muy raras, creo que ya os lo he comentado alguna vez. Pero es la primera vez que veo un conserje susceptible de ser arrendado. Se llama Eusebio Sol Pastrana y está confundido en general. Le escuché decir hace poco, en 'la cola del cupón', que investigaba fórmulas opcionales a la puesta en venta de uno mismo. Me entró tal ataque de risa que tuve que camuflarlo con una conversación ficción a través del móvil. Ahora entiendo la reflexión de Eusebio en 'la cola del cupón'.

Como conserje vuestro que soy os debo una explicación, gritaba en mi sueño desde lo alto del balcón del bajo Izquierda. Tantos años vendiéndonos la venta como la mejor inversión en uno mismo, pensaba yo tras mi sueño, y ahora Eugenio encuentra su yo más genuino a través del alquiler. Tráfico de porteros, conserjes en alquiler, camellos del chascarrillo, portadores de verdades vecinales, responsables de portal, portales que hablan. Sea como sea su mundo exterior -repleto de interiores-, sin ellos, estamos... vendidos.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Veo que además Eusebio se alquila con otro nombre, tiene sentido.

Yo conocí a uno y sin duda es la persona que más contenta se puso cuando leí la tesis:

- Ya soy doctora!-le dije
- Por fin tenemos un médico en la escalera!!- se puso a gritar como un loco.

Nunca le saqué de su error, así que quedé completamente vendida...a su salud.
Daniel Seseña ha dicho que…
Ese "Eusebio" tiene su historia. Me gustaría conocerla. Tiene todas las papeletas de pertenecer al "barrio 54" de Castrunteriza. Todo un indígena del lugar. ¡Qué bueno, doctora!

Entradas populares de este blog

Entrada nueva

En blanco, arriba el telón

LO OPUESTO A ESBELTEZ, HIJA