Ir al contenido principal

Amarracos. El subconsciente y el verbo letal



Ella era la última persona con la que esperaba encontrarse al salir del coma. Pero ahí estaba 'La Fanny', la prostituta de la cuadrilla del Anselmo (la misma que le robó la cartera mientras le agarraba de su complejo escrotal hace una semana), y la única que se había preocupado por su estado. Raúl Martín vio, por el rabillo del ojo, que junto un vaso de plástico había reaparecido su cartera... aparentemente intacta. Sonrió y le preguntó a La Fanny qué había pasado, dónde estaba y por qué. Ella se encogió de hombros y, con voz de niña adolescente (matizada por el sentimiento de culpa) contestó que no sabía nada; se había enterado de casualidad a través de un cliente.

Le dio un beso en la mejilla y le susurró, con el mismo tono: Si te pones bien pronto te invitaré a un trago muy muy profundo, pero recupérate. Raúl no estaba para imaginar; apenas podía recordar... Dónde está Martín, preguntó. Y La Fanny, que conocía bien su rollo dual, no quiso hablarle del escaparate de los peluches, prefirió entrar en su juego de locura transitorio. Sin embargo, al abrir la boca su mente le traicionó y respondió con un certero: le mataste, por fin. Pálido, Raúl (sin Martín) cerró los ojos y respiró hondo. Lo sabía. Me lo encontré en sueños, pero era él quien me mataba a mí de un disparo con bala hueca. De pronto ella, cayó en coma. ¡Fanny! ¡Enfermera!

Allí mismo intentaron reanimarla, pero fue inútil. El subconsciente y el verbo letal acabaron con su vida de un plumazo. Raúl Martín, ya con la personalidad unificada gracias al shock, dejó de pestañear. Un movimiento mecánico le llevó hasta la cartera. La abrió. No le faltaba nada. No sabía qué buscaba, pero intuía que tenía que encontrar algo que explicara lo que había pasado. Junto a la vieja foto recortada de Gilda, había un papel nuevo... Una nota escrita por La Fanny donde decía: Cuando lo leas, avísame si puedes, tienes mi número. Raúl Martín, no lo dudó y llamó. Una voz de niña adolescente (y libre de culpa contestó). Quién eres, preguntó Raúl, soy Fanny Martín. ¡Ya tardabas!

Continuará... (o no)

Comentarios

Juana ha dicho que…
Me integro, me desintegro, soy dos o uno o .... varios ¡qué más da! ....
Anónimo ha dicho que…
A mí me da, Juana, que en este caso "sí da". Para mí que ese juego dual es la clave de esta historia.
Mercè Estruç ha dicho que…
¿Fanny, Raúl? tanto da, uno esta conectado con el otro... o NO!.
Un abrazo

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…