Ir al contenido principal

Por tu conexión me colé

Es jodido llegar de vacaciones y encontrarte tu casa desvalijada. Seca. Le ha pasado a Dieguito Santurce. Un amigo lejano (tirando a invisible) que echó todos los cerrojos posibles e imposibles; blindó puertas y ventanas; hermetizó cada habitación; envasó al vacío los cuartos de baño; conectó las alarmas; y encendió las cámaras vigilantes. ¿Qué pasó entonces? ¿Quién puede robar en semejante fortín? ¿A quién se le ocurre?

...A alguien que entró por el único lugar que se dejó abierto: su portátil. Las cámaras le grabaron mientras pasaba con total naturalidad; hasta saludó y todo. Y ese alguien era un conocido suyo llamado José Luis Estancia. 'Amigo de sus amigos'. De profesión cerrajero inverosímil con dotes extrapolables fue, con mucha paciencia, copiando, pegando y pasando objetos al otro lado de la pantalla hasta hacer su personalizado trasvase Tajo - Segura. Después, abrió la nevera, sacó una lata de cerveza y celebró su éxito.

Dieguito Santurce no puede salir de su asombro. Está encerrado en él. Bloqueado por fuera y al vacío por dentro, como sus aseos. Él que pensaba que había logrado atar su vida a la estructura forjada en tantos años, y ahora resulta que ésta (su vida) rompe amarras y se independiza de de todo. Y todo por una puerta que no ha sabido cerrar, porque no ha entendido cómo abrirla. Como dice Catalina Opaca, la aspirante perenne a portera de bloque estanco, ¡¡Es que esto de los interneses no hay quien lo entienda!!

Comentarios

BLANCO ha dicho que…
Hasta los peces -y PCs- más taimados se enredan en las redes sociales.

Qué bien escribe usted, Estimado.
Daniel Seseña ha dicho que…
Viniendo de usted, Apreciado, es todo un privilegio escuchar las voces de los peces. ¡Abrazo!
amigolejanotirandoainvisible ha dicho que…
No he comentado antes porque no conseguía salir de mi asombro :)

Hay que dejar abierta la conexión a pesar de que se cuelen los 'amigos de sus amigos'o incluso 'los que se visten por los pies'. Porque ya de paso llegan por el internéss todas estas palabras que juegan, sorprenden e incluso a ratos se te pegan irremediablemente.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…