domingo, julio 24, 2011

Escenas de verano:
Entre calles y papeles perdidos

Señor, señor, que se le ha caído un papel al suelo. Tranquilo, hijo, era secundario. Ya, señor, pero ahí no pinta nada y además seguramente lo pise. Por mí no hay problema, seguro que está mejor en una esquina o pegado a la suela del zapato de otro desgraciado. Se equivoca señor, mire para allá, ¿los ve? todo ese montón de mugre son viejos papeles amontonados que ya no tienen ni forma. No tengo fleixibilidad para recogerlo, hijo. Yo le ayudo.

En el cruce de la Calle Teniente Sanz de Frenillo con Demagogia Virulenta, a unos 20 metros de esta escena, dos personas discuten sobre un asunto ajeno, pero en el que se han visto involucrados sin querer. El causante huye sin que nadie sepa que lo es. Un ausente profesional se persona en el lugar de los hechos, pero no toma partido de forma presencial; pero nada más. Y tras un punto y coma camuflado entre epítetos que no se definen entre sí, aparece un político sin partido. Mientras tanto, el niño y el viejo actor que perdió los papeles siguen definiendo.

2 comentarios:

BLANCO dijo...

Eso te pasa por esquinarte por esquinas como ésa. No dejes de frecuentar el barrio.

Daniel Seseña dijo...

No lo hago, es más, cada día veo más cosas que vosotros jamás comprenderíais. Naves que lanzan soflamas más allá de Noción...