martes, mayo 29, 2012

Ciencias Oníricas, un sueño significante

Se llama José María Taneque, tiene 56 años y es ingeniero del sueño. Estudió Oníricas después de descartar Ciencias de la Excusa. No fue fácil la decisión, desde crío manejaba argumentos como nadie; era un virtuoso de la excusa aplicada, un experto de la no implicación, un mago del desvío de llamadas de intención. Tenía nota de sobra para estudiar lo que quisiera, pero finalmente cayó en un sueño que le despertó de la excusa.

Me cuenta que está trabajando en el desarrollo de una máquina que separa los símbolos de sus significados; los centrifuga y los estudia. Toman forma, también sueñan, se emancipan por momentos, absorben esperanza en plena desesperación metafórica; dejan los quicios para las sacas, que no las salidas. Viven y mueren en la misma tabla estratégica que los significantes iconos. Vamos, que se miran a sí mismos de reojo... Y eso que no tienen vista.

Confiesa que puede pero que no quiere. Admite que siente ser mejor sujeto cuando predica*. Vislumbra cosas que jamás había soñado despierto. Dimite de su particular constitución. Sueña. Sueña. Sueña. Despierta después y se empeña en recopilar lo soñado, en estructurarlo. Su obsesión le ha llevado a crear mientras sueña una máquina del sueño. La ha desarrollado y dotado de símbolos propios en detrimento de los ajenos. La máquina, incluso, sueña que sueña.

Escribe José María en sus hojas sin papel que vive para soñar y así vivir. Pero está tan metido en su sueño, que la máquina necesita su mano humana para dejar de ser máquina por un instante y así volver a maquinar para soñar. Es, juran ambos, el bucle que nunca soñaron. Un tornando onírico que mantiene a máquina y hombre, a ego y algoritmo, y a símbolo y significado... A raya. Ahora, ya no tiene excusa. No le queda más remedio que soñar que desata su argumento.

---------------------------
Frase de Les Luthiers: "Warren Sánchez se ha sentido mejor sujeto cuando ha predicado".

2 comentarios:

BLANCO dijo...

Desearle a José María que nunca despierte. O nunca se duerma.
Abrazo grande, Estimado.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Llego de la mano de Cybrghost y la distinción que te ha hecho con el Liebster y me quedo asomado a tu ventana.

Me parece destacable la transgresión de formas de este micro, lograda a través de una excelente selección del plano semántico.

Un saludo,