Ir al contenido principal

Un aplicado y latente asesino

Ayer leí un mensaje en un móvil ajeno. Se lo mandó alguien a alguien en el autobús y alguien como yo (un entrometido nato), en medio del asunto lo recibió sin querer. Hablaba de mí; describía cómo y cuándo debía ser ejecutado. Antes de bajarme del autobús miré los ojos de mi latente asesino para comprobar si me reconocería. Jugaba con ventaja, porque sabía -por lo que indicaba el mensaje- que no me mataría ahí, en ese momento. Ni me miró. No se inmutó. Era casi un treintañero con cara de haberlo suspendido todo sin aprobar más que lo justo, y mueca de desear romper sus primeros platos... Seguramente, acomplejado por ser un experto en pagar los rotos por sistema.

Volví a subir al autobús. Para no llamar la atención, compré el billete de nuevo. Sólo una señora al verme puso cara de déjà vu. Es más fácil así (volver a entrar); cómo va a pensar la señora que un tipo baja y vuelve a pagar para subir al mismo autobús. Para darle más emoción al asunto, me senté junto a mi latente asesino, deseando preguntarle ¿por qué, quién y cuánto? Mantuve la compostura para permanecer invisible y seguirle hasta su destino. ¿Qué haría 24 horas antes de matarme?

No pude contestar a la pregunta, porque a la señora del déjà vu se le encendió una bombilla y me disparó con un spray anti violadores mientras me llamaba asesino. Los pasajeros uno a uno se fueron animando y sumando a la fiesta, y terminaron por patearme en el suelo. Entonces llegó el momento más extraño, una persona me defendió y paró el linchamiento: mi latente asesino. Pudo con todos, como si estuviera acostumbrado a resolver conflictos de ese tipo. Me ayudó a bajar y me acompañó al hospital más cercano, que curiosamente fue el mismo en el que nací. 

Cuando recuperé el conocimiento ahí estaba él, esperando a que me encontrara mejor para acribillarme a  tiros, tan paradójicos como letales. No entendía nada de lo que estaba pasando, repasé los hechos en silencio: "Me subo a un autobús, me entero por casualidad de que me van a matar y mi latente asesino me salva de un linchamiento después de que una señora me haya confundido con otro asesino"...

No se movía, más pendiente de su móvil inteligente que de mí. Pensé en salir corriendo, pero me habían roto las rodillas. Le di las gracias para ver qué me daba él a cambio. Me guiñó un ojo. Me preguntó qué recordaba del episodio. Todo, le contesté. Le hablé de la señora y de que me sumergí en una neblina blanca anestesiante mientras me llovían las hostias. Desvié el tema todo lo que pude, pero me preguntó qué recordaba en concreto antes de la paliza. Nada, respondí. Todo, replicó apoyado en una sonrisa de seguridad.

Empecé a oler mi muerte. Pero agarrándome al pretexto del dolor, oculté las muecas de pánico. ¿Todo? Pregunté. Entonces se acercó sigiloso hasta mi ojo derecho y me puso su móvil delante. Sólo pude leer caracteres sueltos, mi nombre entre ellos, la palabra accidente, martes, que sufra, rápido, entierro, Cerro del Desgraciado. Como no soy de los que aguantan mucho una mentira o una cara de póquer, decidí preguntar directamente: ¿Cuándo lo harás?

Entonces llegó lo más sorprendente de todo. ¿Por qué? Me preguntó. ¿Por qué, qué? Contesté. Mi latente asesino no entendía que me diera por muerto sin antes tratar de entender la razón que lleva a una persona a encargar a otra mi muerte. Y digo que es sorprendente porque no es frecuente que un mercenario se haga tantas preguntas antes de acabar con el primo de turno. Y de pronto, no sé cómo, le maté yo a él con mis propias manos. No quería hacerlo. Es más, necesitaba responder a sus preguntas, pero una fuerza interior le fulminó con mi mirada. Cayó al suelo y fingí estar inconsciente cuando entraron las enfermeras. Después, sin querer, entré en coma.

Punto y seguido después, salí de la UVI y en la entreplanta del hospital supe que el asesino era yo, pero con la sensación de no tenerlo claro. Acababa de matar a alguien que recibió un mensaje de alguien para acabar con alguien como yo. Cuando se cerró el telón y la gente comenzó a aplaudir el tramoyista me lanzó un saco lleno de frustraciones que me partió el cuello. Los aplausos no paraban y me consta que muchos eran para mí...

Lo cuento ahora porque un adolescente compró mi alma en una subasta irónica y decidió desarrollarme y sublimarme en una aplicación móvil. Una aplicación que detecta los objetivos de las miradas ajenas. De hecho, fue él quien pagó al tramoyista para formatearme; fue él quien creó el escenario y fue él quien mandó el mensaje a mi latente asesino para que yo lo viese y así testar el poder de mi mirada y de mi capacidad innata por detectar intenciones ajenas. Y cómo no, fue él quien inhibió mi capacidad de preguntarme por qué.

Hoy, aunque muerto, soy el más aplicado. 

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Peligroso programador anda suelto....
Copifate
Anónimo ha dicho que…
DE LOS BUENOS.... BUENOS... Enhorabuena

Rita Barbie-Ra (antes la Zapateta)
Daniel Seseña ha dicho que…
...Y ojito con los mensajes que nos llegan de reojo!!

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…