Ir al contenido principal

Martín y su tierra conclusa

Martín no es el tipo más inteligente del mundo, ni falta que le hace, porque es tan audaz y sensible que cede la inteligencia al bien común. Es tan imperfecto como quiere ser y tan feliz como su yo adulto le permite; y eso es mucho. Martín es especial por su naturalidad; y excepcional por su capacidad de expresar los miedos y valentías a contracorriente. Ayer sufrió el ataque repentino, y directo al ojo, de una coma; inmediatamente después su cuerpo respondió con un indeleble moratón... de esos que avisan para evitar la traición. Tras el golpe y forzado por la lesión se guiñó un ojo a sí mismo. Un acto reflejo que le llevó a recordar aquellos momentos en los que su madre le insuflaba ingentes dosis de valor para su propia autonomía. 

Acaba de heredar un pequeño terreno familiar aparentemente estéril. Impulsado por el valor y su querida imperfección vital no ha dudado en remover hasta las tierras más ensimismadas y petrificadas con el fin de sacar vida de debajo de las piedras. Comas, puntos, pausas, palabras en desuso, sujetos huérfanos, verbos con ganas o frases por hacer... Martín acaba de sembrar el campo con sus manos y con todos los recursos que tiene a su alcance. Estás sembrado se dice orgulloso. A los 5 minutos nace una intención de maduras raíces, acompañada de un ramo de hondas y reversibles abdominales (preparadas para amortiguar todo golpe provenga de fuera o de dentro). Martín observa cómo crece todo lo que nace de él. Un bosque de autonomía fundamentada en la imperfección de su vida. Sonríe encantado por lo que no deja de pasar. 

Se mira las manos teñidas de referencias que ha transformado en suyas. El saldo está su favor. Observa su espacio. Se tumba y se abraza al territorio; escucha sus entrañas, mide sus fuerzas y absorbe las réplicas de todo movimiento interior con el fin de darle su propio toque. Construído y agradecido por poder estar ahí disfruta con la realidad de saber que puede liberar energías e ilusiones sin temor a quedarse vacío o estéril como un terreno protegido en suspensión. Actúa y ejerce de él mismo gracias al valor manufacturado por su audacia en comandita con su sensibilidad. Y en medio de todo -ahora mismo y dentro de un rato- espera esperar más allá de lo esperado porque sólo así, deduce, podrá unir cada peldaño consecuente que ha pisado hasta llegar a su anhelada conclusión.    

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
No me parece bien que vidas tan ejemplares como la de este Martín que donó su inteligencia al bien común quede sin un comentario de al menos este lector solitario y nocturno.
Aunque he de advertirle que las conclusiones no son sino premisas de nuevos hallazgos. La vida no para, somos planetas girantes que aparentamos repetir pero cambiamos imperceptiblemente como las plantas.
(Y los tubérculos ....)
Patata

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza.

El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- el co…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…