Ir al contenido principal

La tregua de un 'Todo' en Re menor

Estaba muerto, la gente le miraba, nadie le tocaba. Tenía los ojos abiertos y una sonrisa cómplice con el mundo que dajaba. El dedo corazón de la mano derecha estaba tan erguido como él el día que consiguió adentrarse en los mundos de Sofía Travesía. Los pies decían una cosa y sus pestañas otra. Su conciencia, en reposo, había viajado horas antes junto al resto de particularidades no expuestas. Y los codos, interlocutores y su canal de diálogo favorito, habían decidido plantarse y empezar a trabajar en dirección a la aceptación de los hechos.

Cuando me tocó reconocerle no me impresionó, pero me rompí en la mitad de los mil pedazos que suelen protagonizar esta típica frase. Sabía que era cuestión de días encontrármelo sin vida, con esa sonrisa cómplice. Además, sabía que su muerte era un reactor para mi propio reconicimiento... Porque eso es lo que pasó, ese fiambre con el dedo corazón al viento era parte de mí. Había muerto de miedo, pero sonriendo al terror;  al pánico de asumir que yo viviría/cargaría para siempre con la culpa de haberle matado. La culpa ni se crea ni se destruye, ni mucho menos se transforma, con la culpa sólo se puede convivir y dejarle su sitio. Lo llevaba escrito en una servilleta arrugada dentro de la mano izquierda.

De vuelta a casa, tras haber reconocido el cuerpo, voy con todo. ¿Qué es todo? Me preguntó ELLA en su día en un contexto diferente. Todo es todo, contesto ahora; contesté entonces. Todo es abrir los ojos por la mañana y saber leer el lugar que ocupas; comprender que tú mismo te escribes sobre blanco; saborear la certeza de que sobre ti, ya sólo decides tú... con Todo. Y todo no es poco. Son las taras, las virtudes, las cargas, las culpas, las miserias, lo errático de uno mismo y lo acertado. Un enorme e imperceptible mejunje de conceptos e inhalaciones de conciencia... Y antes de entrar, aunque me cae otro muerto encima, sigo mis pasos y levanto el dedo corazón al viento, pero como no puedo reprocharle nada a nadie, subo a mi lugar y bajo el volumen para poder escuchar -deltodo-el aroma de las letras que salen de la tregua.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me gustaría poder captar ese aroma del que hablas porque intuyo que las treguas no son fáciles.... hoy, sin embargo, alguien me ha dicho que sí pueden ser dulces...
Daniel Seseña ha dicho que…
Me quedo con esta parte de la segunda acepción de "tregua": "Dicho del dolor u otra cosa que mortifica y enlazo con la tercera, "Dicho de una cosa: Dar tiempo, no ser urgente".

El aroma, sin duda, es dulce. Y lo es por muchos motivos. Uno de ellos es que a pesar de que hablamos de una tregua sinfónica, nunca hubo una guerra orquestada. Al contrario... En esta historia el amor se ha follado al conflicto. Tal cual.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…