lunes, julio 25, 2016

Sentido y (actualizada) estabilidad

Daniel Seseña. Foto realizada en Gran vía (Madrid) el 9 de julio.
Salió porque no le quedaba más remedio; quería entrar en realidad. Entrar para salir del todo. Salir para entrar sin pedir permiso. Ser dueño de una vida donada y desordenada. Llevaba tres días sin vender una descarga de su app: OjoXojoH2. Una aplicación para profundizar en planos ocultos. Arrancó con éxito al principio, pero de pronto se paró. Y aunque no le quitaba el sueño -tenía dos proyectos más en desarrollo- estaba inquieto, poque uno de sus planos ocultos se había movido del sitio y algo tan firme como el suelo ahora quemaba y temblaba, así que decidió encerrarse. Pero ya no podía más. 

En la calle observaba la caótica mirada colectiva. Alguna caía sobre él. Otras se cruzaban, pero la mayoría se perdían. Salió sin objetivo, solo con el plano angular en la cabeza. Un fin con principio pero sin final. Andar, recuperar la estabilidad... O encontrar una versión nueva de la misma. No ocurría ni una cosa ni otra y aun así seguía caminando. Se refugiaba en cornisas que nunca había visto, en un hueco en el rincón más anodino del ardiente suelo madrileño, en un pensamiento perdido de alguien que ya piensa en otra cosa, en un cartel que perdió su actualidad, en el sueño que tuvo hace un més o en los ojos de aquella chica que nunca le miró.

¡Qué dura es la calle! Pensaba. ¿Dónde voy? Seguía pateando. Y así hasta que se encontró con una una sombra de sí mismo que caminaba desde hacía años por una calle paralela. Desde 2005, confesó. Se reconocieron al instante y se dieron un fuerte abrazo, de los que hacen ruido en silencio. Al día siguiente, actualizada la estabilidad y el sentido poco común, hizo la compra -sin lista previa- y reajustó los planos. Por fin empezó a escribir lo que no estaba escrito y sobre todo reforzó el fondo de la sombras ante la luz cegadora.

No hay comentarios: