Ir al contenido principal

¿QUÉ BARRE RODOLFO?

Los niños se meten con él, los adolescentes también, pero Rodolfo sigue a lo suyo. Rodolfo es barrendero. Se parece mucho a Brian May (en la foto). Lleva los pantalones verdes del uniforme -verde pistacho- subidos por encima del ombligo; tiene el pelo rizado y cardado; cuando fuma entre papelera y papelera descargada, la muñeca parece practicar el desmayo… vamos, que se le cae mientras apoya el codo correspondiente sobre la base de sus costillas.

Le gusta su trabajo, nunca tiene una mala cara. Canta y parece divertirse mientras se patea las calles del barrio… barriendo pa’ fuera de casa. Yo pensaba que canta al ritmo de la música de su mp3, pero no tiene. Es arranque personal. Un día le sorprendí simulando estar en mitad, sin arrancarse del todo, de El lago de los cisnes. Entonces pasó Monchi, el falangista empedernido, y le llamó maricón. Rodolfo siguió a lo suyo y Monchi pasó de él.

Los niños de meten con él, los adolescentes también, pero Rodolfo sigue a lo suyo. Lleva más de un mes sin aparecer por el barrio. Nadie sabe nada de él. Las calles de su competencia están igual de limpias, igual de sucias, están… como siempre. Le sustituye un tal Ramiro, que es un tipo con malas pulgas, rudo y gangoso. Iba a preguntarle, pero pasé. Alguien lo hizo por mí: los chavales que se meten con Rodolfo. Y cuándo vuelve, les oí preguntar con cierta ansiedad. A Ramiro no le entendí, pero por el grito jovial de ellos, niños y adolescentes, deduzco que en breve reaparecerá.

Comentarios

capitan garfio ha dicho que…
Hay veces (aunque este no sea el caso)que nos damos cuenta de personas,solo cuando faltan,lo mismo las ves todos los dias y nunca has intercambiado,más que un buenos dias,pero el dia que no la ves,parece que falta algo,y no te digo nada,si son varios dias los que te das cuenta de su falta....Un saludo,matutino
juan ha dicho que…
Hace ya unos años frecuentaba un estanco-licorería en el que me atendía una simpática chica que se llamaba Yasmina (del árabe, jazmín). Llevaba tiempo sin ir y me acerqué un día y al no verla pregunté por ella, por Yasmina. Un compañero con gesto contrariado me dijo que Yasmina había muerto en un fatal accidente de moto. Las lágrimas me nublaron la vista y no he vuelto a aquel estanco y he dejado de fumar y de beber. En mi terraza tengo un jazmín moruno que no para de echar flores. Aquella niña vuelve cada primavera y en lugar de su sonrisa me da su aroma.
Daniel Seseña ha dicho que…
Capitán, y así pasan los días hasta que de pronto llegan espontáneamente a la cabeza imágenes de personas que ni recordabas. Sumas y sigues la pista y te das cuenta de la cantidad de gente que echas de menos. Rodolfo no existe (sí su irrealidad), pero es un ejemplo de lo que cuentas.
Daniel Seseña ha dicho que…
Juan, entrañable e interesante historia. ¿No tienes blog?
la zapateta ha dicho que…
Me parece que Juan ha escrito algo precioso, y a la vez triste, como mucho de lo que pasa en la vida. Qué ese jazmín no pare de dar flores porque en eso consiste su vida, y la este blog... felicidades.
capitan garfio ha dicho que…
A mi tambien me parece precioso,y digno de admirar.saludos

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza.

El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- el co…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…