Ir al contenido principal

NORMO G., POR TU WEBCAM ME COLÉ

Normo G. (nombre de tapadillo) ha inventado un sistema por el cual puede conectarse a todas las webcams del mundo, las que le dé la gana. Y el usuario jamás notará que un sujeto desconocido le está observado. Me lo confesaba mientras tomábamos una horchata otoñal en el bar de Lacio Mendoza, cerca de algún lugar fuera de mapas y callejeros.

Lo inventó hace años, pero es ahora cuando portátiles y miniportátiles se extienden por todas partes, cuando está viendo más caras e historias que nunca a través de su receptor. El nombre del software es sencillo: ojo sin puntos ni ceros... Y sus intenciones no son malas. Sencillamente quiere mirar, espiar, analizar al ser humano frente al pc. Ha entrado en la intimidad de su madre, su padre, en la de sus hermanos/as y las novias y novios de sus hermanos/as...

Que nadie piense lo primero que se piensa cuando hay voayeurismo de por medio. No se excita, porque Normo G. es asexual, indiferente. Es raro. Su obsesión es construir una historia con las de las demás. Un perfil de intimidad virtualoide. Sin embargo algo ha visto que le ha inquietado y le ha llevado hasta aquí... a Lacio Mendoza.

Ha visto al Rey, a Obama, a Zapatero e incluso a Ricardo Costa, a Zelaya... ¡A Bin Laden con aspecto de Ronald McDonald! Ha mirado a los ojos de Maradona, Pau Gasol, Letizia Ortiz, German y La Toya Jackson, Samanta Fox, J.M.Coetzee, Lula, Jordi Estadella... Y no le han soprendido ni desilusionado después de verles 'relajados' (que da para 1000 series y programas)...

...Sin embargo está hundido porque sin querer entró por una webcam de un anónimo que le repugnó, le removió, le abofeteó con su presencia, con su asepsia, con su ningunéo hacia sí mismo... No le reconoció hasta que puso cara de pipa. Supo entonces que era él. Le he dicho que vaya de cabeza a la consulta del antenista, Fisgó­n Tubería. ¿He hecho bien? ¡Qué cosas!

Comentarios

Capitán Garfio ha dicho que…
Normo G...G de Garfio,es primo mío y como él me gusta ver y entrar a blogs,es herencia de familia.....
Gracias a la puerta que me abrió,un buen amigo tuyo y que desde entonces le he sacado mucho partido,creo que haciendo la ronda por los blogs,me pilló con las manos en la masa....dale un saludo de mi parte.....
Juana ha dicho que…
Reconozco que siento cierta "incomodidad" ante la lente de mi portatil, por eso la tengo deshabilitada y tapada con un papel.
Soy profundamente tímida.
Anónimo ha dicho que…
Son los riesgos de mirar, ya sea en pcs o en la calle. Me recuerda a cuando miraste a Casimiro una vez y él te devolvió la mirada. isa

P.D: una vez alguien me dijo que le producía curiosidad saber qué cara ponía yo frente al PC cuando escribía. Yo también me lo pregunto, pero ahora sabemos a quién preguntar.
CYBRGHOST ha dicho que…
Si es que es normal que acabara así, tanto cotilleo no puede ser bueno, no hay más que ver coo están los pseudoperiodistas y tertulianos de prensa rosa

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza.

El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- el co…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…