Ir al contenido principal

SIEMPRE HAY ALGUIEN MÁS SOBERBIO
Así funcionan las cosas

Me duele la soberbia cuando me abrasas con humildades gratuítas. Sí, sabes perfectamente de qué hablo, gilipollas. Pero por qué tienes que poner esa cara de "pero si yo no he dicho nada", cuando lo has dicho todo. ¿No quedamos en que jugaríamos los dos al mismo juego? ¿No me dijiste que querías llegar hasta el final? Lo teníamos todo planificado, tu me vendes a mí y yo te vendo a tí y al final nos juntamos en la misma compra...

Al parecer Pérez rompió el pacto y Diezmo se quedó con 'marrón'. Nunca han sido amigos, más bien lo contrario, pero se encontraron en un punto en común. Ambos compartían idéntica ambición y idéntica dosis de soberbia. Así que, con la astucia y practicidad por delante, firmaron un acuerdo para conseguir situarse en los más alto del mundo. Uno tenía que promocionar al otro. La táctica era sencilla, pienso en mí cuando le promociono a él. Y claro, siempre 'vende más' el que sea otro el que te vende a tí. Así funcionan las cosas independientemente de la unidad de venta.

Todo iba bien, pero a Pérez algo se le torció... O mejor dicho, retorció. Ocurrió cuando en medio de una persuasión, el persuadido potencial le interrumpió para decirle: Ya conozco a Diezmo, es el mejor. Esbozó una sonrisa Pérez para salir del paso, pero aquella frase le machacó por dentro. Así que decidió, como buen adulto aguerrido y con dosis de rencor reconocido, actuar en consecuencia. Se fue por libre y abandonó el territorio de consenso.

Hoy he leído en el periódico que un tal Pérez Diezmo ha firmado un contrato millonario con una empresa emergente. Una compañía especializada en persuadir a jueces para que juzguen a otros jueces. Así que ni corto ni perezoso, un personaje ha fusionado dos identidades soberbias para convertirse en uno, grande y libre. Y no es ninguno de ellos. Así funcionan las cosas.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Que fuerza tiene esta entrada!. La frase inicial es brutal.
Su aguda dureza, el lenguaje preciso, se queda rebotando por ahí como tantas veces hasta que lo cazas y te apropias de detalles que no habías oído al primer vistazo.

isa
Juana ha dicho que…
Vamos a ver si lo he entendido:
dos soberbias se unen y se forma uno grande y libre ....
Suena fatal ¡qué miedito!
Daniel Seseña ha dicho que…
Isa: Será porque ese tremendo "ruido de fondo" que describes en tu post. Inspira e incluso deja escuchar detalle de entre el fragor de los gritos ajenos. Entonces ocurre, te llega una historia que viene dada por la ondas y quién sabe si por los experimentos con el choque y aceleración forzada de partículas.

Juana: sí, da mucho mucho miedito. La fórmula de soberbia con ausencia de autocrítica + planes con socios de EGO dividido por ceguera, es igual a un patinazo con tu propia miseria resbaladiza por ingenuo. Y delante uno, grande y libre.
CYBRGHOST ha dicho que…
Una entrada genial Maestro Seseña.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

El recorte tendido

Cuando Carlos se levantó todo estaba en su sitio, menos él, que se sentía de vuelta y media. Echó de menos el recorte de periódico que la noche anterior había tendido en la cuerda de las historias pendientes; junto a la ropa que no usa pero lava. Con el ritual del desayuno tuvo que combinar tostadas con hipótesis. La primera consistía en cuestionar la existencia del recorte, ¿habría sido parte de un sueño? La segunda, en desestimar la primera duda, ya que recordó que había escrito una nota en su móvil que aludía a la historia recortada. Tercera, pensó que se había levantado de madrugada y en un acto surrealista se la había ocultado a sí mismo. Y en la cuarta se preguntaba, si se lo había ocultado, ¿por qué lo había hecho?

Concluido el ritual y el desayuno, la respuesta llegó de forma natural. Sentado en el inodoro observó la posible escena delante de él. Se veía a sí mismo levantado de madrugada. Leía la historia del recorte entre la consciencia y el sueño. Su cara reflejaba dolor, rab…