Ir al contenido principal

DESFRAGMENTADOS

Y si ustedes no lo sabían ¿por qué dijeron que sí? Porque tenemos prohibido demostrar ignorancia. Eso es un poco insensato ¿No creen? Lo es, pero no podemos obrar de otro modo. ¿Y estarían dispuestos a superar esa actitud? No lo sé, yo sí. ¿Y él? Él es mi socio y suele estar de acuerdo con mis decisiones. ¿Probamos? ¿Cómo? Síganme...

Zinquillo Fértil
y los socios de Ni un hueco más SL se metieron en el Bajo D de Formidable, 23. Allí aguardaba Crónico Lalo, un desfragmentador de personas.

¿Crónico? ¿Zinquillo? Te presento a Boroa Dual y Redondo Trapecio, de Ni un hueco más SL. Les he traído a tu consulta porque considero que necesitan redimensionarse. Bueno, déjanos y ya decidimos entre los tres si es así o no. Muy bien, me marcho
.

Ziquillo volvió al Banco 54
y siguió pensando. Y en la consulta de Crónico, él y los socios de Ni un hueco más SL, primero buscaron la razón de no mostrar ignorancia y segundo aceptaron el tratamiento. La razón era, empresarial por una parte, y procedente del jardín de infancia, por otra. Familias y profesores castrenses comandaron las tutorías de los huérfanos Boroa y Redondo.

El tratamiento consistía en desfragmentarse. Vaciar los espacios vacíos y recolocar los elementos sólidos adquiridos con la experiencia. De ese modo se eliminaban gases y lagunas ilógicas. Crónico era una eminencia de la desfragmentación. Y como de costumbre, no falló. A los pocos meses Ni un hueco más SL ganó más sentido en el mercado; y tanto Boroa como Redondo reconquistaron su espacio. Reconocida ahora su ignorancia, empezaron a coleccionar desconocimientos, pero lo hicieron por separado. Zinquillo sigue pensando.

Comentarios

isa ha dicho que…
Ojo con rellenar todos los huecos que los materiales tan sólidos y compactos hacen daño tras el choque. Alguna fisura para respirar y dejar respirar parece necesaria.

"Y si ustedes no lo sabían ¿por qué dijeron que sí?": qué gran comienzo!.

P.D: Y hoy no me paro a comentar los nombres porque soy de tecla fácil y no acabaría nunca.
Juana ha dicho que…
Pues no podría estar más de acuerdo con Isa, es que los huecos son imprescindibles, hay que desfragmentarse para volverse a fragmentar, pero .... los huecos son importantes, esos espacios vacios que llenan la existencia de sentido ....
Lo que si me gusta es coleccionar desconocimientos ¿eso no es también recolectar vacio?

Me interesa lo que piense Zinquillo ....
Daniel Seseña ha dicho que…
Zinquillo, Juana, sigue pensando... Y sobre todo -respondiendo a Isa- piensa mucho en la relación entre los huecos (vacíos) a ocupar, los huecos (completos) por comprender y la no admisión del desconocimiento.
copifate ha dicho que…
Todos llevábamos un Boroa y un Trapecio en nuestros huecos. Es una suerte saber que en ese final de época que vivimos tan angustiosamente se empezaron a encontrar soluciones a problemas insolubles.(Hablo desde el futuro)
Si existiera aún esa SL, ¿sería posible un teléfono? Para llamar.
Anónimo ha dicho que…
Dicen que en el hueco de las "angulitas" siempre hay un pez gordo... Pero que cuando se arrima al farol descubre la verdad; es un mocordo.
Anónimo ha dicho que…
Os tengo que presentar a Zalamero Futuro y a Aquim Elasde Ntodas, socios del Ath. de Madrid y expertos en Zumolandias.
Anónimo ha dicho que…
¡Madre mía, qué universo!
CYBRGHOST ha dicho que…
Espero que la desfragmentación funcione mejor que en el ordenador, porque se gana poco espacio y se tarda mucho tiempo. Igual sale más rentable reprogramarse directamente.

Entradas populares de este blog

Salidas emergentes, manos que pintaron

Madrid, agosto, primero. Metro poco vacío. Algunos/as quedamos entre líneas, ‘peatoneando’ entre contenidos y olas de calor. Y en medio, esa crónica que asoma cuando otras son arrancadas de su espacio. Los pasillos narran de cuajo. Palabras, avisos y sentidos se unen en direcciones contrapuestas para mostrarse a un público que mira de reojo...
...O en contraplanos que son poco dados a la exhibición explícita, porque prefieren las historias bajo relieve visto. Unas manos que escenifican un gesto, una actitud de relajación tensa. Es lo único que queda de un contexto que pasó a mejor brida; atado a la superposición de tramas, ideas y decisiones.  Una sonrisa de salida que no permite encontrar la entrada.

Y quienes miramos sentimos un calor frío que recorre el objetivo de la cámara antes disparar. Luego llega la captura, la descarga de resultados y emociones en bandeja de salida. Y al final del recorrido, intentamos reconciliarnos con la lógica caótica de fotografiar con un teléfono que…

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza.

El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- el co…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…